El Real Madrid conoció este jueves a sus tres rivales de la fase de grupos de la Champions League: Shakthar Donestk, Inter de Milán y Borussia Mönchengladbach. El club blanco es el favorito para pasar como primero y contará en sus filas con un futbolista que ya sabe lo que es marcarles gol a todos y cada uno de ellos: Luka Jovic. El serbio presumió en Instagram.

Jovic subió un vídeo en el que muestra los goles que les ha hecho a los tres rivales de Champions pese a su corta carrera deportiva. A sus 22 años tiene varias víctimas a las que ha marcado y entre ellos están el Shakthar, el Borussia y el Inter. A todos ellos les marcó como jugador del Eintracht Frankfurt.

El primero que cayó ante el delantero del Real Madrid fue el Mönchengladbach, en la temporada 2017/2018, en un partido de Bundesliga que ganó el Eintracht (2-0). A Shakhtar e Inter de Milán los batió en las eliminatorias de la Europa League de la temporad 2018/2019. El Eintracht ganó 4-1 y 0-1 ambos partidos.

La 'Cenicienta' del Bombo 2

El Shakhtar Donetsk fue el cabeza de serie que le deparó el sorteo. El deseado. Al que venció las dos ocasiones que se vieron las caras con exhibición de pegada de las que ahora añora de Cristiano Ronaldo (firmó hasta cinco tantos del 3-4 y el 4-0 de la campaña 2015/2016).

Viaje largo. Rival plagado de futbolistas brasileños que cambian la identidad y aumentan la magia. Le faltó saber competir en el torneo de mayor prestigio y el curso lo empezó irregular. Derrota en la Supercopa y tercero en Liga tras ceder dos empates como visitante. Marlos es su referente goleador.

El Real Madrid jugará en el grupo B de la Champions League 2020/21

El Inter de Achraf y Lautaro

El nuevo Inter de Milán será el rival a superar, sobre el papel con el que disputar el primer puesto de grupo. El reencuentro con Achraf Hakimi, al que Zinedine Zidane no quiso en sus filas tras formarle en la cantera. Un bonito duelo de banquillos con Antonio Conte y su sistema de tres centrales con carrileros.

Equipo liderado por la mezcla de potencia más gol de Romelu Lukaku, pendiente de retener a una de las nuevas perlas del fútbol como Lautaro Martínez y una plantilla repleta de calidad con futbolistas del nivel de Christian Eriksen o Ivan Perisic. El regreso de un clásico europeo 22 años después y una final de mal recuerdo para el madridismo.

Mönchengladbach, un rival histórico

El grupo lo completa el Borussia Mönchengladbach, otro duelo con historia para el Real Madrid de los años 80, un nombre ligado a una de esas noches mágicas de remontadas en el Santiago Bernabéu en las que nada era imposible. Ni levantar un 4-0 de Alemania.

En el presente, un equipo de autor, a la medida de Rose, con un grupo comprometido de futbolistas que meten un ritmo alto a cada partido, juegan con máxima intensidad y exhiben una transición al contragolpe letal. Su punta Marcus Thuram asume el liderazgo y tiene un centrocampista clave en su filosofía como Florian Neuhaus al mando.

[Más información: Jovic convence a Zidane y seguirá en el Real Madrid: de casi cedido a titular en una semana]