El Real Madrid dejó atrás la pasada temporada en la que la eliminación de la Champions League ante el Manchester City dejó un borrón en la cuenta de Zidane. Nunca antes había perdido una eliminatoria en la competición europea. Allí, Raphael Varane quedó marcado por sus errores y el francés, que salió a pedir perdón por su encuentro esa misma noche, ha vuelto a reflexionar sobre lo sucedido ese día de agosto en BeIN Sports Francia.

Noticias relacionadas

"Justo después del partido quise asumir los errores que cometí y que nos costaron la victoria. Tenía que digerirlo, pero luego hay que sobreponerse y mirar hacia delante. Así es el fútbol de élite", explicó el central según la traducción de la cuenta de Twitter @ElTraductorZZ. El francés tuvo su peor noche, pero quiere volver a demostrar por qué es uno de los mejores centrales del mundo.

Esa noche faltó Sergio Ramos y sobre su compenetración también ha hablado en esta entrevista en el programa Club du Dimanche. "Somos complementarios en la forma de jugar, tenemos cualidades que se compenetran bien. Llevamos jugando años juntos, nos conocemos muy bien. Yo hablo con los compañeros sobre la táctica, la posición en el campo. También soy un líder a mi manera", sentenció el galo.

Para Varane supone mucho que Zidane esté en el banquillo. La confianza que ha puesto en el central es muy importante para él mismo. "Me pide que arriesgue, que ayude al equipo a presionar más arriba, que suba las líneas para presionar en campo contrario. Con el balón me pide que intente romper líneas rivales, que sea más vertical y eso me empuja a salir de mi zona de confort", explicó el jugador.

Sus errores

Si con algo se puede definir al internacional galo es con la palabra impecable. Mientras Sergio Ramos es todo corazón y comete errores a veces consecuencia de esa pasión que pone en todo lo que hace, su habitual compañero en el centro de la zaga es todo lo contrario. Meticulosidad, saber medir a la perfección, buen manejo con los pies. En definitiva, impecable en labores defensivas.

Sin embargo, esta vez no. Sin duda alguna, este es el peor partido que ha firmado Varane no solo desde que fichó por el Real Madrid cuando apenas había cumplido la mayoría de edad, sino de toda su carrera. Empezó con mal pie el encuentro. No había llegado al minuto 10 el reloj cuando el francés ya había cometido el primer error de la noche.

Grave error, mejor dicho. Inexplicable error del campeón del mundo. Se lía Varane casi en la línea de fondo y Gabriel Jesús anda listo para hacerse con la posesión y servir en bandeja el primero a Sterling, quien marcó a puerta vacía. Aumentaron entonces las pulsaciones. Desde la grada llegaban las voces de Sergio Ramos, que traspasaban el campo y la pantalla.

Varane intentaba ceder el esférico al portero belga. Su pase se quedaba demasiado corto y por allí volvía a aparecer otra vez Gabriel Jesús para hacer el segundo y definitivo gol del partido. Lo más curioso en esta segunda acción es que fue de juego aéreo, una de las grandes especialidades de la casa.

[Más información: El 'plan central' del Real Madrid: el futuro de Sergio Ramos y los elegidos de Zidane]