Las palabras de Zidane son fiel reflejo de lo que ha sucedido en el vestuario durante sus dos etapas como entrenador del Real Madrid. Toni Kroos no es solo un ídolo para el madridismo, es ejemplo y referencia de una plantilla que hizo historia y que ahora va en camino de forjar una generación exitosa con jugadores jóvenes. El talento y la experiencia de los veteranos está poniendo los mimbres para repetir la década tan exitosa que firmó el equipo con el ejemplo del último año. El alemán seguirá siendo clave en ese sentido esta temporada y uno de los mejores jugadores del campeonato.

Noticias relacionadas

Aunque no lleve el brazalete, el francés destacaba en una entrevista esta misma semana ese carácter. "Cuando llegué, bueno, te lo puedes imaginar, estaba realmente feliz de ser el entrenador de Kroos. Es verdad, cuando me retire podré decir que entrené a Cristiano, Bale, Modric, Ramos... Pero también diré que entrené a Toni Kroos. No es ninguno de los cuatro capitanes, pero por muchas otras cosas, en el fondo, lo es", sentenció su entrenador.

La realidad es que desde su llegada ha cambiado al equipo. Es de carácter tímido, pero poco a poco ha ido cogiendo unos galones que el propio Zidane desvelaba que han ayudado a solucionar conflictos. "Toni no habla, es un chico muy callado y reservado, pero cuando lo hace es porque toca. Y habla a cualquiera: entrenador, directivos, compañeros... No se corta. He visto muchas discusiones en las que su participación ha acabado siendo clave", explicaba el técnico.

Sin rival

El centrocampista ha entrado en la treintena con un rendimiento excepcional. Cuando consiguió la tercera Champions League consecutiva parecía haber alcanzado su cenit, pero este año ha demostrado que aún tiene mucho fútbol en sus piernas. El ejemplo es que ni el surgimiento de Fede Valverde, ni la llegada de jóvenes promesas como Ceballos o la estancia de jugadores asentados como Isco y James Rodríguez han conseguido envejecerle antes de tiempo.

Toni Kroos mira a la grada del Santiago Bernabéu tras el gol REUTERS

El ejemplo es que sigue yendo con su selección cuando Alemania, en los últimos tiempos, ha ido retirando muy pronto a sus futbolistas. Nadie se puede permitir prescindir de un jugador de su nivel. La consecución del Mundial de Brasil no se podría haber entendido sin Kroos sobre el césped de los estadios del país sudamericano. Ahora, las nuevas generaciones germanas crecen bajo su amparo.

Pero es que su carácter también ha ido ganándose a los madridistas. Las declaraciones que hacía en la previa del encuentro ante España de este jueves refiriéndose a un fichaje de Leo Messi por el Real Madrid son un ejemplo de esta variable. "No creo que venga, si es que tengo que descartarlo de forma categórica. Para decirlo en español: para eso hay que tener cojones", explicó pronunciando la última palabra en un perfecto castellano.

El mejor centro del campo

Junto a Casemiro y Luka Modric formará un año más el mejor centro del campo del mundo. El croata, cuando parecía abogado a pensar en dar un paso al lado, ha sido de los mejores del equipo en el regreso; mientras, el brasileño ha vuelto a demostrar que no tiene recambio.

Kroos, Modric y Casemiro con el título de Liga número 34 Twitter (@ToniKroos)

Su polivalencia la explicaba Zidane; es un jugador todo en uno. "Es tan bueno que podría jugar como '6', como centrocampista puro, como volante o incluso como '10'. Tu le pones y él se amolda. Su principal virtud es la serenidad", detallaba el entrenador del Real Madrid. 

Además, esa sociedad que ha formado en los últimos años con Sergio Ramos en cada córner ha sido prácticamente la gran amenaza ofensiva del equipo. El de Greifswald sabe que tiene a los mejores socios, es el mejor potenciador para los Karim Benzema, Eden Hazard o Vinicius y sus galones sobre el campo son vitales para que el equipo siga manteniendo sus opciones para conseguir todos los títulos.

[Más información: Zidane: "Cuando me retire, diré que entrené a Kroos"]