El Real Madrid afronta un verano en el que la ilusión se mantiene intacta ante un panorama en el que las contrataciones brillan por su ausencia por las circunstancias que ha traído consigo la Covid-19. Sin fichajes, el madridismo tiene que buscar en la plantilla motivos para creer para la próxima temporada y tiene dos importantes alicientes en Vinicius Jr. y Rodrygo Goes.

Noticias relacionadas

Los dos jugadores son parte de ese plan por el que el club apostó tras la salida de Cristiano Ronaldo entendiendo un nuevo panorama en el mercado de fichajes en el que ya no tenían una situación privilegiada. Los merengues sienten la amenaza continua de los clubes-estado en el cogote y que también intentan llevarse a estas perlas brasileñas.

Los dos brasileños han tenido sus momentos de esplendor la ya pasada temporada y han vuelto a poner un poco más alta la base desde la que partirán en el mes de septiembre cuando se dé el pistoletazo inicial a la 2020/2021. Son dos argumentos más que consistentes para creer que el ataque irá a más en cuanto a las cifras goleadas amparado en el crecimiento de las perlas blancas.

'Vini' y su gol

Vinicius, en su segunda campaña completa, ha ganado aún más protagonismo en citas tan importantes como El Clásico o como la Champions. El '25' blanco afrontará la tercera como el año en el que su peso ya será prácticamente de relevo de garantías; incluso de titular en el caso de que haya una lesión en el ataque. La indiscutibilidad es un grado imposible en este club, pero el futuro está en sus manos después de lo visto este año ya pasado.

Florentino Pérez, muy cariñoso con Vinicius

Ese problema constante desde su desembarco en el club blanco con su forma de encarar la portería rival poco a poco va encontrando solución. Vinicius ha demostrado más facilidad para marcar goles y, una vez se olvide de todos esos tormentos que desde algunos sectores le han cargado en su mochila, todo apunta a que el extremo romperá de forma definitiva en estrella.

El trabajo de Zidane para ir cincelando una mente delicada, como es normal en un joven de 18 años que llega al club más grande de la historia, ha sido vital para que este diamante en bruto se parezca un poco más a la estrella que va a ser en un futuro no muy lejano. Vinicius ha llegado al Real Madrid para marcar época y tiene todas las herramientas en su mano para hacerlo.

RodryGOL

Rodrygo ha sorprendido a propios y extraños. Desde que comenzó su andadura en el Castilla tardó poco en convencer a Zidane para darle una oportunidad. Vamos que si la aprovechó marcando al minuto de entrar al campo en el Santiago Bernabéu. Su bautismo se completó con el hat-trick en Champions y la responsabilidad de la titularidad en citas importantes como la última ante el Manchester City. Lleva el gol en las venas, ha marcado más que Vinicius y es cuestión de tiempo que rompa en extremo de calidad mundial.

Rodrygo Goes celebra su gol al Brujas REUTERS

Ese don que le permite ver portería más fácil que a otros jugadores es su gran fuerte. Pero también lo acompaña con un desborde que elimina rivales con bastante facilidad. En cuanto la confianza sea completa, esa capacidad para tirarse contra el defensa y eliminarle va a ser clave para generar ocasiones. Si sigue mejorando en esta faceta, la línea de tres cuartos del Real Madrid va a ser letal.

Seguramente también desarrolle su trayectoria centrando su posición hacia la delantera. Ese olfato goleador invita a pensar que podría tener futuro como punta. Esa velocidad que también alcanza en conducción y que algunos, de forma anticipada, comparaban con la de Ronaldo Nazario, es muy atractiva. Está por ver cómo va puliendo esas cualidades que tanto están enamorando a la afición madridista.

[Más información: Objetivo Hazard: ser el 'fichaje' estrella de la 2020/2021]