Máxima tensión en la Ciudad Real Madrid. Las dos derrotas frente al Barcelona, primero en la Copa del Rey y después en La Liga, además de caer contra el Ajax de Ámsterdam en la Champions League, han provocado que se hable de una revolución, así como de la inminente destitución de Solari. El propio técnico argentino crítico por vez primera a sus pupilos, asegurando que muchos de ellos no habían estado a la altura del club al que representan.

Noticias relacionadas

Es de lo más habitual que los entrenamientos del Real Madrid finalicen con un 'partidillo' entre los jugadores del conjunto merengue. Precisamente, en uno de estos -previo al partido frente al Valladolid en Zorrilla-, Sergio Ramos y Marcelo tuvieron un encontronazo por la celebración desmedida del brasileño. El segundo capitán marcó un gol en los últimos instantes del choque y lo celebró por todo lo alto, algo que no sentó nada bien al de Camas.

Según ha informado el diario MARCA, algunas personas que estuvieron presentes en el entrenamiento en Valdebebas este sábado, Ramos reprochó a su amigo Marcelo que celebrase así el gol, a lo que el brasileño contestó que siempe lo hacía de la misma forma. Ninguno disimuló su enfado, pero los compañeros intentaron quitar hierro al asunto de inmediato. Estas mismas fuentes apuntaron que todo había sido cuestión del momento.

Marcelo calienta sobre el césped del Santiago Bernabéu Reuters

La paz

El enfrenamiento entre ambos pesos pesados no llegó a más e incluso antes del partido en Zorrilla se fundieron en un cariñoso abrazo para firmar la paz. El capitán se desplazó hasta Valladolid para estar junto a sus compañeros pese a no poder jugar por sanción, demostrando una vez más su compromiso con el equipo en el momento más complicado de los últimos cinco años. Después de una dura semana, las cosas comienzan a estabilizarse.

[Más información: Isco, Bale y Marcelo, los más castigados por el madridismo]