Sergio Ramos ha vuelto a hablar sobre la tarjeta amarilla que vio el pasado miércoles en Ámsterdam, una cartulina que le conllevará perderse el próximo partido de la Champions por acumulación. Sin embargo, la polémica estalló por sus declaraciones en zona mixta en las que reconoció que la forzó.

Noticias relacionadas

Sergio Ramos y Reguilón, presionan a David Neres REUTERS

El capitán blanco aclaró lo sucedido en redes sociales más tarde y ahora lo vuelve a hacer en declaraciones a MARCA. Sergio Ramos matiza sus palabras y señala que se refería "a forzar la falta, que era inevitable; no a forzar la sanción". Asimismo, aseguró que no tuvo alternativa y que era "un contragolpe muy peligroso en el minuto 88, con un partido abierto y la eliminatoria también". 

El central del Real Madrid quiso insistir en que por eso dijo que mentiría si afirmara que no acarreaba sanción, del mismo modo que sabía que "no tenía otra opción que hacer la falta". Aseguró que a esto es a lo que se refería cuando dijo que "en el fútbol hay que tomar decisiones complicadas". 

En su defensa, señala que en caso de haber buscado forzar una sanción, pudo haberlo hecho en la fase de grupos. "El partido contra el CSKA era intrascendente y no fui ni convocado", recalca. 

La decisión de la UEFA se conocerá el 28 de febrero

Sergio Ramos espera que el expediente se cierre únicamente con la sanción por acumulación. Por otro lado, la UEFA decidió abrirle investigación el pasado jueves y puede acarrear una mayor sanción. El desenlace se conocerá el próximo 28 de febrero y podría ser sancionado dos partidos, lo que le haría perderse también la ida de los cuartos de final si el conjunto merengue se clasificase. Cuando la decisión esté tomada, el Real Madrid podrá recurrir ante Apelación

[Más información en: ¿Cuándo se conocerá la sanción a Sergio Ramos y quiénes decidirán?]