El Nottingham Forest, aquel equipo inglés que dominaba el fútbol continental a finales de los años 70 y principios de los 80 ,ganó la Copa de Europa en 1979 y 1980, vuelve a ilusionarse con regresar al primer plano de la mano del técnico español Aitor Karanka. Un técnico recordado en España ya que siempre ha demostrado su amor por el Real Madrid apoyando al equipo desde Inglaterra.

Noticias relacionadas

La victoria de este miércoles en la Copa de la Liga ante el Newcastle de Rafa Benítez 3-1 de forma emocionante y agónica provocó el delirio en el City Ground y en sus incondicionales, que vivieron una de las mayores alegrías de los últimos tiempos. Lleva el Forest dos décadas alejado de los focos de la élite. De la mano de Karanka, con una plantilla notablemente renovada, va encontrando el camino, aunque aún es pronto. Y casualmente este golpe en la mesa se ha producido ante otro ex del Madrid como Benítez.

En la Championship, el conjunto de Karanka -que llegó en enero al cargo- ha tenido un inicio dubitativo, aunque es uno de los cinco equipos que permanecen invictos. El Nottingham es decimotercero después de acumular cuatro empates y una victoria, pero este triunfo dramático ante un equipo de superior categoría puede otorgar la fe y la confianza que le podía faltar en determinados momentos a los jugadores.

A pesar de las críticas que recibió cuando ocupó el banquillo del Real Madrid, ha demostrado que tiene nivel para entrenar en Inglaterra, que ya consiguió ascender a la Premier con el Middlesbrough. Además, aseguró que "el equipo merecía una buena actuación", así como que quedó "claro" que cuando sus hombres desarrollan el estilo propio pueden ser "muy buen equipo".

Aitor Karanka, entrenador del Nottingham Forest. Foto: nottinghamforest.co.uk

Su victoria frente a Benítez 

Karanka señaló que hubiera preferido ganar el partido sin tanto sufrimiento, pero que después de lo que ocurrió mostraron "a todo el mundo" que también luchan "hasta el final". El entrenador español y sus jugadores ahora tratarán de confirmar esta explosión en la liga. Con la moral por todo lo alto, pero conscientes de la dificultad, el sábado visitan a un equipo complicado, el Brentford, octavo con un punto más que el Forest.