Arturo Vidal ya es nuevo jugador del Barcelona. El chileno ha llegado al equipo catalán después de abandonar el Bayern Múnich, donde llegó con la intención de ganar la Champions League y la cual no ha conseguido en sus tres años en el club bávaro.

Noticias relacionadas

La prensa culé, tan crítica con jugadores del perfil del chileno, ya ha comenzado su nueva campaña para intentar lavar la imagen del mediocentro. Para ello, como no, han utilizado a un jugador del máximo rival: Sergio Ramos. Sin embargo, evitan hablar de Luis Suárez, cuyos datos de fair play no son nada ejemplares.

Lavado de imagen

Ha sido en Mundo Deportivo donde se ha comenzado la campaña. "19 rojas menos que Sergio Ramos" rezaba el titular. Ya dentro del artículo, se encontraban los primeros intentos de justificación del juego físico y duro que siempre ha distinguido al ex de la Juve, admitiendo que es un jugador que "sabe vivir al límite". 

Lo que no cuentan desde Cataluña es que 'El Guerrero' copa una de las posiciones más altas en un ránking de no gran prestigio. Es el segundo jugador que más faltas ha cometido en las cinco grandes ligas de Europa en los últimos diez años.

Vidal se despide de los jugadores del Bayern Reuters

Hasta el mes de mayo, acumulaba 648 faltas después de su paso por Bayer Leverkusen, Juventus y Bayern. Solo es superado por Gabi, que en ese momento llevaba 669 infracciones, según datos de Goal

Miedo a ser expulsado

Además, la actitud de Vidal es conocida de sobra por sus entrenadores, que han llegado a tener que sustituirle en el primer tiempo por miedo a quedarse con uno menos. Un ejemplo es Pep Guardiola, quien tuvo que llegar a quitarle del campo en el minuto 27 en un partido contra el Stuttgart.

No es el único técnico que ha tenido que avisarle. Heynckes tuvo que admitir antes de un encuentro contra el Leipzig que es necesario que el mediocentro se calmara. "Recuerdo cuando una vez en un partido recibió tarjeta amarilla a los 2 minutos. Después cometió otra grave falta y pudo costarle la roja, por lo que tuve que sacarlo del campo de juego. Es un jugador muy agresivo e intenso", confesó.