Kaká sigue recordando con tristeza su etapa en el Real Madrid. Frustrado por las lesiones, la irregularidad se convirtió en la tónica dominante en las cuatro temporadas que vistió de blanco. Tras un reguero de oportunidades, con la llegada de Ancelotti decidió que lo mejor era reencontrarse consigo mismo en el lugar donde deslumbró al mundo. No lo consiguió. 

Noticias relacionadas

En palabras a UOL Esporte, ha reconocido que para nada fue fructífera su estancia en Madrid y que no logró adaptarse al, por aquel entonces, nueve veces campeón de Europa. Además, ha añadido que su relación con José Mourinho no fue del todo idónea, ya que el técnico portugués, dice, no le brindó las oportunidades que esperaba.

UNA ETAPA COMPLICADA EN MADRID

"En 2009 acepté la propuesta del Real Madrid, pero allí fui completamente destruido por no haber podido dar lo que le había dado al Milan. Estaba completamente perdido. Todos en Italia me amaron, pero en España querían que me fuera".

SU RELACIÓN CON MOURINHO

"José Mourinho fue un entrenador difícil para mí. Teníamos una relación respetuosa pero complicada. Cuando pensaba que me daría una oportunidad, nunca sucedía. No pude demostrarle que estaba en buena forma. Entrené, luché y oré mucho, pero al no haber recibido la confianza del técnico, me di cuenta de que no podía trabajar con él. Sin conseguir una satisfacción dentro del campo, la alegría que tuve con él fue recibir un mensaje cuando se marchó del Real Madrid. Dijo que fui uno de los jugadores más profesionales con quien había trabajado".