Mohamed Salah continúa, imparable, su meteórico ascenso a la primera plana del panorama futbolístico. Llegó a Anfield el pasado verano -previo pago de una cifra cercana a los 45 millones de euros-, dispuesto a demostrar el enorme potencial que atesora y, hasta la fecha, así ha sucedido. Se ha destapado, además de como un extremo supersónico, como un futbolista con gol. Letal en los metros finales, algo que se le podía achacar en sus anteriores etapas en Roma, Florencia o Londres. Con Jürgen Klopp ha explotado y su gran temporada le ha servido para que The Guardian le incluya en el '11' ideal de la competida liga inglesa.

Noticias relacionadas

UNO DE LOS ELEGIDOS

El 'Faraón' ya se codea con los grandes. Futbolistas como David Silva o Kevin De Bruyne también forman parte de esa selección que el medio británico realiza, con el fin de premiar a aquellos futbolistas que sobresalen por encima del resto. Cuanto menos, es meritorio que Salah -28 goles y 10 asistencias en 36 partidos le contemplan- esté incluido en ese grupo elitista del que se han quedado fuera figuras como Eden Hazard, Harry Kane o Thibaut Courtois, entre otros. Más allá de esto, en la carrera por fichar por el vigente campeón de Europa, el futbolista red también parece haber tomado la delantera a sus oponentes.

ASPIRA A SER BLANCO LA PRÓXIMA TEMPORADA

Suceda lo que suceda de aquí a final de temporada, en el conjunto blanco se prevé movimiento este periodo estival. Neymar, Bale, Benzema, Lewandowski...Y Salah. El gran rendimiento que está demostrando le ha servido para llamar la atención de los más fuertes del continente, entre ellos, el 'capo' por excelencia. Desde hace meses, su nombre suena para formar parte de la delantera del próximo curso y galopar por el Santiago Bernabéu. Su velocidad y su desborde -a la vez que su olfato goleador- serían la mejor carta de presentación.