Se presentaba un partido duro para Uruguay anoche. Con la Brasil de Marcelo y Casemiro ya clasificada para el Mundial de Rusia 2018, los charrúas se jugaban arrebatarle la segunda plaza a Colombia. Para ello, debían ganar a la siempre combativa selección de Paraguay. No fue un partido fácil, y entre tantas figuras mundiales como  Luis Suárez o Godín, el nombre propio del partido no fue otro que Federico Valverde. El joven jugador del Deportivo cedido por el Real Madrid Castilla debutaba con tan solo 19 años en la celeste. Su presencia en el medio campo fue un alivio para un equipo acostumbrado a cerrarse atrás y salir al contraataque.

Noticias relacionadas

Valverde movió a Uruguay al son de su batuta, e impresionó a todos los escépticos que lo ponían en duda debido a su juventud. Nombrado segundo mejor jugador del pasado Mundial sub 20, el madridista supo amoldarse al trabado encuentro que planteó Paraguay. Fue la primera línea defensiva del equipo, disputó los noventa minutos y no vio ninguna tarjeta amarilla. Para más inri, redondeó su actuación con un soberbio golazo. En el minuto 76, con empate a cero en el marcador, Valverde enganchó de volea un rebote de la defensa de Uruguay. Su misil, desde más de 35 metros, rebotó en un defensa y pilló a contrapié al portero. Uruguay acabó ganando 1-2, por lo que el tanto del centrocampista fue decisivo. Con esta victoria, los charrúas se colocan segundos, un punto por encima de Colombia -tercera-, y tres de la decepcionante Argentina de Messi -quinta-, que marca la repesca. Fede Valverde fue la gran noticia de la noche, y tanto Uruguay como el Real Madrid saben que tienen en él a un jugador de mucho futuro.

El Castilla empieza la temporada 2017/2018 by footbie.com