Mal partido del Real Madrid en casa ante un Valencia Basket muy acertado en el lanzmiento, sobre todo en un primer cuarto que les bastó para coger una renta suficiente que gestionar durante el resto del choque. Los blancos pagaron en exceso los esfuerzos de los últimos días y de su eliminatoria contra Anadolu Efes y no fueron capaces de pelear el triunfo en ningún momento [Real Madrid 69-79: Narración y estadísticas].

El Real Madrid de Pablo Laso comenzó con un quinteto muy alto en pista, casi sin un cuatro y un cinco definidos. Vincent Poirier, Alex Tyus y Trey Thompkins intimidaban en la pintura con Nico Laprovittola y Fabien Causeur en los exteriores. Ante la baja de Tavares, Laso optó por poner toda la carne en el asador desde el principio. Sin embargo, esto no intimidó a un Valencia Basket que salió con ganas de exprimir al Madrid desde el tiro exterior. Kalinic lideró un parcial de salida de 3-12. Tobey tampoco quiso quedarse atrás anotando 10 puntos en los primeros minutos. La salida de los de Ponsarnau, sin fallo en sus seis primeros tiros, fue impecable. Los visitantes se ponían 5-17 a falta de 05:10.

Laso tuvo que detener el choque con una de sus habituales lasinas para hacer entrar en el partido a los suyos.  Los blancos habían empezado el partido completamente fuera, perdiendo de 15 puntos y sin poder defender el ataque exterior de Valencia Basket. El técnico vitoriano empezó a mover su banquillo para darle aire fresco al equipo cambiando toda su línea exterior. Alocén, Llull y Rudy saltaron a pista. Sin embargo, la tónica del partido estaba ya marcada y un Madrid herido de muerte cerró un primer acto para olvidar con malas decisiones en el tiro e imprecisiones en la circulación del balón. Al final del primer cuarto, 12-27 a favor de Valencia Basket.

El segundo cuarto no empezó de mejor manera que el primero para los blancos, ya que Valencia Basket abrió un parcial de salida de 0-6 que llevaba la diferencia hasta más allá de los 20 puntos con un Klemen Prepelic muy protagonista. Laso buscaba meter más energía en pista con las salidas de Usman Garuba, Jeff Taylor y el regreso de Poirier, pero Valencia seguía lanzado. Tobey desde la línea de personal ponía el 16-37 a falta de 05:12.

Ni la energía ni la experiencia le daban resultado a Laso para intentar dar la vuelta a un marcador que era claramente adverso. Vukcevic fue el siguiente en salir a la pista en sustitución de Garuba para buscar más centímetros en la pintura y más capacidad de amenazar desde el triple. En los blancos solo Poirier estaba dando la cara con 8 puntos y 4 rebotes. Tras rozar el abismo, los blancos consiguieron tocar fono e impulsarse para buscar una remontada que podía ser titánica. Apoyados en el triple y en un Poirier determinante en la zona, abrieron un parcial de 11-4 para dejar la desventaja cerca de la decena, aunque seguía faltando brillo. Al descanso, Real Madrid 27-43 Valencia Basket.

Poirier intenta coger un rebote por encima de Garuba ACB Media

Valencia no afloja

Con el paso por vestuarios, Laso le dio vueltas a su pizarra y volvió a poner en pista un equipo poderoso en la pintura con Poirier y Thompkins, y Taylor desde el alero. Primeros minutos de Jaycee Carroll en su partido 700 con el Real Madrid y Laprovittola en la dirección de juego. El Real Madrid, aunque seguía falto de acierto, se mostraba por lo menos más atento en la lucha por el rebote. De momento, insuficiente para reducir la diferencia. Eso sí, el empuje del 'francotirador de Wyoming' se hizo notar con cinco puntos de salida. El partido estaba mucho más asentado con ambas defensas más protagonistas y, poco a poco, el Madrid se acercaba. Un triple liberado desde la esquina de Jeff Taylor ponía el 37-49 a falta de 05:40.

El Real Madrid tuvo un tercer cuarto de más pelea y más brega para intentar llegar al final del partido con opciones. Sin embargo, las diferencias no conseguían reducirse y todo por una enorme diferencia en la línea de tiros libres. Los blancos estaban cargados dos de falta y mientras ellos solo habían ido en tres ocasiones a la línea de personal, Valencia lo había hecho ya en once ocasiones. Una diferencia que se estaba notando y mucho en el marcador. La aparición de Jeff Taylor, viviendo sus mejores días en Liga Endesa, y sus 11 puntos daban alas a los blancos en la recta final del tercer acto. Sin embargo, Sastre respondía desde el triple y ponía la puntilla a las esperanzas de los blancos. Además, Hermannsson con un triple desde el centro del campo y sobre la bocina hacía más grande la herida. Al final del tercer cuarto, Real Madrid 43-60 Valencia Basket.

A pesar del duro palo que ha supuesto el final del tercer cuarto con los dos triples encajados de forma consecutiva, los blancos no le perdieron la cara al choque y siguieron peleando por un imposible. El gran mérito de Valencia estaba siendo mantener al Madrid a raya después de tantos minutos. A golpe de triples intentaban buscar el nocaut ambos equipos. Vukcevic respondía hasta en dos ocasiones los lanzamientos de Sastre y Dubljevic. Sin embargo, pasaban los minutos y el partido se le seguía escapando a los de Laso, casi sin margen para reaccionar. Las diferencias no crecieron a favor de Valencia Basket y eso permitió a los de Laso seguir soñando con la remontada. Incluso, llegaron a bajar por primera vez en muchos minutos la diferencia de los 10 puntos. Sin embargo, fue insuficiente para consumar una remontada que se escapó en los minutos finales a pesar del arreón final comandado por Sergio Llull que terminó con 15 puntos.

Real Madrid 69-79 Valencia Basket

Real Madrid: Laprovittola (4), Caseur (5), Thompkins (2), Tyus (3), Poirier (16) -cinco titular- Rudy Fernández (-), Vukcevic (6), Alocen (-), Garuba (-), Llull (15), Carroll (7), y Taylor (11).

Valencia Basket: Van Rossom (9), Vives (3), Kalinic (6), Williams (-), Tobey (16) -cinco titular- Prepelic (8), Labeyrie (10), Dubljevic (8), Hermannsson (11) y Sastre (8).

Parciales: 12-27 | 15-16 | 16-17 | 26-19

Árbitros: Cortés, Caballero y Fernández. Sin eliminados.

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 36 de la Liga Endesa disputado a puerta cerrada en el Wizinc Center de Madrid.