El Real Madrid se metió en semifinales de la Copa del Rey ganando al Valencia y postulándose como uno de los candidatos al título. Un triunfo coral, con grandes números de Thompkins y Deck, y donde Felipe Reyes hizo historia. Van Rossom, el mejor del Valencia, no fue suficiente para remontar ante los de Laso. [Narración y estadísticas: Real Madrid 85-74 Valencia Basket]

Noche de Copa para el anfitrión. Sin público, con bajas y entre algodones. Para algunos favoritos, para la mayoría -según las encuestas de la ACB- no. El Real Madrid luchaba contra eso y contra un Valencia Basket que quería dar un golpe en la mesa. Probablemente hubiera sido más positivo para ellos contar con un WiZink Center repleto de hinchas presionando a los de Laso, pero el tú a tú sería solo en la pista.

La sorpresa llegaba nada más comenzar. Pablo Laso metía, tras dos minutos, a un Felipe Reyes que haría historia pasados seis minutos de juego. El veterano, que no jugaba desde principios de enero, no lo hizo nada mal. Participando en el movimiento de balón, el Real Madrid disfrutaba en el parqué y se colocaba, por medio de un gran Thompkins en el triple, con el 10-7 en apenas cuatro minutos de juego. 

La velocidad castigaba a los de Ponsarnau y la efectividad merengue no bajaba su nivel. Carroll, en carrera y sin defensa, la clavaba en el perímetro para el 13-9. Era el inicio de un parcial que dejaría algo tocado para el resto del encuentro al Valencia Basket. El propio escolta castigaba aún más con el 17-9 y el Madrid explotaba. Thompkins aportaba en defensa taponando y Deck llevaba la ventaja hasta el 19-9. 

Rudy Fernández celebrando una canasta ACB MEDIA

Alocén se gustaba en la dirección y Reyes mantenía el 21-11 con el +10 de barrera. A pesar del tiempo muerto de Ponsarnau y de la mano de seda de Tobey en el triple (21-13), los de Pablo Laso no rebajaron su presión y, con una canasta de Deck sobre la bocina, cerraron el primer cuarto con el 29-17 y muy buenas sensaciones.

Lejos de dejarse ir, el Real Madrid buscó la sentencia antes del descanso. Y por algunos minutos se vio como hecha. Abalde aprovechó la brecha que ya se había abierto para establecer, previo triple, el +15 con un 35-20. Laprovittola en pista, el argentino se sumaba a las buenas sensaciones y cumplía en su regreso tras superar la Covid-19. 

Pero, propio de la Copa del Rey, el Valencia aprovechó el más mínimo resquicio para meterse en el partido. Marinkovic, de hecho, rompió la sequía desde el triple para el 38-27. Los de Laso se paralizaban y dejaban atrás esa eficacia en ataque. El 40-33 alertó al técnico y el tiempo muerto era irremediable. El parón llegó en el momento justo y dos triples de Llull y Rudy bastaron para marcharse a vestuarios con el 49-34.

Van Rossom no puede

La salida de vestuarios no cambió lo más mínimo el sentir del Real Madrid. Estaban aprobando en cuartos de final y podían castigar aún más al rival. Carroll quería lucirse y en las primeras jugadas se sacó de la manga dos canastones para el +17. Los de Laso apretaban y con Deck acertando a la contra, el marcador creció hasta el 59-38. El Valencia se veía fuera y solo un milagro podía devolverles la vida. Y cerca estuvo. Prepelic acabó con el mal momento desde el triple y Van Rossom comandó un gran parcial de 13-0 para meter a los suyos en el 59-53. Ni Tavares podía frenar al base taronja.

Sin embargo, esa ventaja anterior era demasiado para los de Ponsarnau. Un muro que debía recibir muchos golpes para caer al suelo. Y el Madrid no iba a desaparecer tanto tiempo. Tras casi cinco minutos sin anotar, Tavares reventó el aro y despertó al Madrid. 63-55 tras una mala última defensa y un partido diferente para el último cuarto.

El Valencia tenía opciones. Pasó de estar fuera a soñar con las semifinales en tan solo diez minutos. Pero bien por físico o por la ausencia de regalos del Real Madrid, la barrera del +10 se estableció como atmósfera habitual del desenlace del partido. El Valencia bien plantado, pero el Real Madrid cumpliendo con jugadores como Deck. Una técnica a los taronja para el 80-64 y la anotación final del Madrid evitó la sorpresa. Los de Laso, a semis contra Tenerife.

Real Madrid 85-74 Valencia Basket

Real Madrid: Alocén (1), Deck (23), Carroll (10), Thompkins (23) y Tavares (7) -cinco inicial-, Causeur (4), Rudy (3), Abalde (4), Tyus, Laprovittola, Reyes (4) y Llull (6).

Valencia: Marinkovic (3), Labeyrie (2), Van Rossom (16), Kalinic (14) y Dubljevic (6) -quinteto titular-, Prepelic (13), Pradilla, Puerto (2), Tobey (8) y Hermannsson (10).

Parciales29-17 | 20-17 | 14-21 | 22-19

Árbitros: Daniel Hierrezuelo, Jordi Aliaga y Luis Miguel Castillo. Sin eliminados.

Incidencias: Segundo partido de cuartos de final de la Copa del Rey de baloncesto disputado en el Palacio de Deportes (WiZink Center) de Madrid a puerta cerrada por la pandemia de coronavirus.