Paliza en mayúsculas del Real Madrid sobre Morabanc Andorra. Los de Laso realizaron un segundo cuarto de matrícula de honor para cerrar el partido antes de la segunda mitad. Tavares, con un doble-doble, fue el mejor de un partido en que los menos habituales como Garuba, Nakic y Mejri, disfrutaron de una cantidad notable de minutos. [Narración y estadísticas: Real Madrid 91-60 Morabanc Andorra].

Noticias relacionadas

Nueva jornada de Liga Endesa en el Palacio de los Deportes, pero esta vez había algo especial en el ambiente, y no era el corte de pelo de Campazzo. El parón navideño de los colegios ha llegado, y con él la presencia de los más pequeños de la casa en el WiZink Center para ver el baloncesto de dibujos animados que realiza el Real Madrid. Pero antes de los 'dibus' están los densos programas matutinos, y así fue el comienzo del partido entre los blancos y Morabanc Andorra. Posesiones largas y desafortunadas en primera instancia marcaban el pesado arranque del choque, pero todo esto cambió con un movimiento desafortunado de Ibon Navarro.

Comienza el espectáculo

El técnico del conjunto andorrano dio entrada, de golpe, a Clark, Jelinek y Senglin y ahí fue cuando el quinteto titular del Real Madrid hizo la primera gran brecha. Tavares campaba a su anchas en la pintura de los de Navarro y ponía una tapa en el aro blanco que daba lugar a un parcial de 16-3 y que cambiaba las caras del Morabanc. El final del primer cuarto si fue digno de dibujos animados y es que un soberbio tapón de Randolph era culminado, tras un tiempo muerto, con un triple sobre la bocina de Campazzo para el delirio de la afición merengue. 

Con 24-12 y Tavares rozando el doble-doble (8 puntos y 7 rebotes) se inició el segundo acto en el WiZink Center y si el final del primer cuarto había sido sobresaliente, el inicio de este iba a ser descomunal. Con un quinteto completamente nuevo, que nunca antes había coincidido en cancha, el Madrid hacía un parcial inicial de 14-0 para agarrotar más los cruzados brazos de Ibon Navarro.

Andorra, carbón en Reyes

Si Tavares había sido la principal arma ejecutora en los diez minutos iniciales, Thompkins iba a ser el protagonista de la segunda cometida. 12 puntos hacía el alero norteamericano para que la diferencia en el marcador se ampliara sin piedad aparente. Pero no solo en lo ofensivo lo estaba bordando el Real Madrid.

En defensa, el equipo de Laso lograba mantener la tapadera que instaurara Tavares en el primer periodo y dejaba a Andorra en dos míseros puntos en el segundo acto. Ibon Navarro ya ni reaccionaba en la banda desolado por la actitud de los suyos y, para echar más limón en la yaga, Taylor volaba por el cielo de Madrid machacando dos alleyoops que, ahora sí, sintonizaban los dibujos animados en la Plaza de Felipe II. Por mucho que se frotasen los ojos los aficionados merengues, el resultado que estaban presenciando era real. 50-14 se marchaba al descanso el partido más plácido de la historia.

Comenzó el tercer periodo y, al minuto, Morabanc Andorra ya había anotado más puntos que en todo el cuarto anterior. La charla en el descanso de Ibon Navarro daba sus frutos y Andorra realizaba un inicio a la altura que se le espera. El Madrid por su parte no perdía la cara al partido, pese a la gran diferencia, y Laso daba entrada a Garuba y a Nakic para continuar con su adaptación al baloncesto de élite. 

Plácido y blanco final

Los 36 puntos de diferencia con los que el conjunto merengue se marchó al descanso se iban reduciendo con cuentagotas por los tantos de Musli y Walker, los más destacados del cuadro andorrano en el grueso del partido, y Laso no estaba dispuesto a que el conformismo abrazara a sus cinco en pista. Tiempo muerto del técnico vitoriano, Tavares confirmaba el doble-doble y la tímida reacción de Morabanc quedaba anulada.

Con Mejri lanzando de tres sin tocar aro finalizó el tercer cuarto y arrancó el último. Pese a que el final estaba escrito desde antes del descanso, en la máxima categoría no hay opción de cerrar acta y la afición merengue quería seguir disfrutando todo lo posible del baloncesto de su equipo. De un humor diferente al de los hinchas blancos se tomó Llovet la tercera canasta en juego de Garuba. El interior de los de Navarro protestó con tal intensidad una falta sobre el canterano blanco que los colegiados le señalaron dos técnicas de manera consecutiva para mandarle al vestuario. 

El partido estaba acabado y los minutos finales quedaron para que Andorra redujera distancias todo lo que el Madrid le permitiese, que no fue mucho. Con Nakic demostrando su soltura en el lanzamiento y Garuba deleitando en el rebote, el partido llegó a su orilla. Nuevo triunfo del Real Madrid en Liga Endesa que le lleva a cerrar con nota un semana plagada de partidos. Posterior ya a la cena de nochebuena, Panathinaikos y Barcelona examinaran fuera de casa a un equipo blanco que apenas muestra fisuras.

Real Madrid 91-60 Morabanc Andorra

Real Madrid: Campazzo (7), Causeur (6), Deck (4), Randolph (7), Tavares (11) - quinteto inicial - Thompkins (14), Rudy (0), Laprovittola (10), Garuba (8), Nakic (6), Taylor (11), Mejri (7).

Entrenador: Pablo Laso.

Morabanc Andorra: Hannah (2), Massentat (2), Walker (8), Llovet (8), Musli (17) - quinteto inicial - Kramplelj (0), Todorovic (6), Colom (2), Jelinek (4), Senglin (9), Bartolomé (-), Clark (2).

Entrenador: Ibon Navarro.

Árbitros: Óscar Perea Lorente, Sergio Manuel Rodríguez, Rubén Sánchez Mohedas.

Parciales: 24-12| 26-2| 20-23| 21-23|

Incidenci-as: Partido correspondiente a la jornada 14 de la Liga Endesa disputado en el WiZink Center, Madrid.