No era un día cualquiera. Real Madrid se veía las caras ante el Kirolbet Baskonia. Un duelo entre los dos mejores equipos de España y dos de los grandes favoritos a pelear por el título. El Wizink Center se vestía de gala, no era para menos, el encuentro era clave para ambos equipos. Los de Pablo Laso querían seguir invictos en la competición, el conjunto de Pedro Martínez buscaba su segunda victoria tras caer ante Olympiakos. El equipo local ha demostrado que ganar en su feudo va a ser una dura misión. [Narración y estadísticas: Real Madrid 97-79 Kirolbet Baskonia].

Noticias relacionadas

El encuentro comenzaba de una forma frenética y con un ritmo incontrolable por parte de los dos equipos, lo que provocaba fallos en ambas canastas a pesar de tener buenas posiciones de tiro. El Real Madrid se iba a dejar el peso de la anotación en manos de dos seguros de vida: Sergio Llull y Randolph. En el equipo visitante se repartían los puntos entre varios jugadores, destacando el papel de Shengelia. El aeroplano de Mahón finalizó el primer cuarto con 13 puntos. 

El segundo acto comenzó con ambos equipos muy afinados desde la línea del 6'75. La vuelta de Gustavo Ayón era un aliciente más para el gran ambiente que se respiraba en el Wizink Center. El mexicano y Campazzo introducían una marcha más al encuentro y el Madrid amagaba con despegarse en el marcador. Comenzó la polémica cuando los árbitros sancionaron tres faltas consecutivas a favor del Baskonia, incluida una técnica a Campazzo, que fue agarrado del cuello por Diop. El equipo local conseguía marcharse 8 arriba al descanso: 52-44.

Taylor realizando un mate Kiko Huesca Agencia EFE

Causeur, invitado especial para el tercer cuarto

La vuelta de vestuarios le empezaba a sentar bien al equipo visitante, que se acercaba en el marcador con los lanzamientos de Janning. Ambos equipos se retaban desde la línea de tres, donde ambos tienen una calidad increíble. El conjunto visitante basaba su juego en ataques rápidos que les permitía acercarse poco a poco en el marcador ante un Madrid algo errático. En los peores momentos del equipo local apareció Causeur, el francés se puso el mono de trabajo y fue un problema para los vascos. 

Los últimos diez minutos decidían el trascurso final del encuentro, donde el Baskonia no se iba a rendir en ningún momento. Felipe Reyes entró a la cancha para demostrar que la experiencia es un grado y mantener la ventaja de su equipo intacta. El equipo de Pablo Laso sentenció el partido en un abrir y cerrar de ojos con un Rudy Fernández en modo estrella y un Tavares inmeso en defensa. Con esta victoria el Real Madrid se asegura una semana más estar en lo más alto de la tabla de la Euroliga.

REAL MADRID 97–79 KIROLBET BASKONIA

Real Madrid: Causeur (8), Randolph (11), Tavares (7), Llull (23), Taylor (4) - quinteto inicial - Rudy Fernández (14), Campazzo (6), Reyes (10), Ayón (4), Carroll (5), Deck (2), Prepelic (-).

Entrenador: Pablo Laso

Kirolbet Baskonia: Huertas (14), Janning (10), Diop (2), Granger (5), Shengelia (9) - quinteto inicial -Penava (-), Vildoza (11), González (-), Voigtmann (5), Poirier (8), Garino (12), Hilliard (3).

Entrenador: Pedro Martínez

Árbitros: Borys Ryzhyk, Emin Mogulkoc, Petri Mantyla.

Parciales: 25-19 | 27-25 | 22-23 | 23-12

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada de la Euroliga disputado en el Wizink Center (Madrid).