Wimbledon vivió una cita histórica este domingo en una de las finales más memorables que se recuerdan en toda la historia del torneo más legendario del tenis mundial. Djokovic y Federer dieron un recital y finalmente fue el serbio quien se llevó la corona, repitiendo por segundo año consecutivo.

Noticias relacionadas

La portada del diario AS (15/07/2019)