El Barcelona sumó otro duro golpe al caer derrotado en la final de la Copa del Rey. Los azulgrana se vieron superados por los de Marcelino que se pusieron 0-2 por delante en el marcador en la primera mitad. Un gol de Messi dio esperanza a los culés que acabaron muriendo en la orilla.

Noticias relacionadas

La portada del diario Mundo Deportivo (26/05/2019)