La operación es complicada por el imprevisible Raiola y la negativa del United a vender.