El FC Barcelona pincha y ya siente la presión del Real Madrid.