El Santiago Bernabéu luce desde esta semana una estampa impresionante en su pico más alto. La primera de las cerchas longitudinales fue ascendida sobre el lateral del Paseo de la Castellana y ahí se mantiene a la espera de sus 'gemelas' suban también hasta los cielos del coliseo del Real Madrid y de ser desplazada para seguir con la construcción de la cubierta del estadio. Las imágenes son impresionantes tanto desde fuera como dentro del campo.

Noticias relacionadas

Tras la megaoperación de izado y acoplamiento, que duró siete horas y se dio sin ningún tipo de contratiempo pese a tratarse de una pieza de 144 metros de longitud y 700 toneladas de peso, vuelve a mandar la 'tranquilidad'. O mejor dicho, una falsa tranquilidad ya que las actuaciones en el exterior y en el interior del Santiago Bernabéu no cesan en el camino que llevará al coliseo a ser un estadio del siglo XXI.

Con la primera de las cuatro cerchas que irán debajo de la cubierta retráctil ya izada, se pueden observar los detalles de cómo se sostiene por ahora la gigantesca estructura. Además, todo se va encaminando para el desplazamiento de la cercha a su posición correcta.

El youtuber Javier Caireta enseña desde su canal en la plataforma un vistazo en profundidad rodenado el estadio Santiago Bernabéu y entrando en él para observar el avance de los trabajos también en su interior.

Si el cielo del Bernabéu es espectacular, la estampa en su interior no se queda corta. Y es que en la parte superior del fondo norte se puede ver como las 'dentaduras' ya lo forran, a diferencia de en el fondo sur donde todavía se las espera.

A pie de campo, entre la polvareda, se siguen apreciando varios puntos de actuación, con los trabajos del césped retráctil robándose el protagonismo con la excavación en torno a los muros pantalla. Tampoco hay que dejar de tener en cuenta los trabajos de demolición en los graderías, que dejan una imagen increíble alrededor de la zona del palco presidencial.

[Más información: El gran día en las obras del Santiago Bernabéu: así fue el izado de la primera megacercha longitudinal]