El 2 de abril es una fecha de luto en la familia madridista. Si hace 28 años perdió la vida el mítico Juanito, en este mismo día, pero de 2020, ha fallecido uno de los mejores defensas de la historia del fútbol español, el 'Hacha Brava' Goyo Benito. Nacido el 21 de octubre de 1946 en Puente del Arzobispo (Toledo), el manchego dedicó su vida al fútbol y, sobre todo, a su Real Madrid.

Noticias relacionadas

Con tan solo 16 años ingresó en las categorías inferiores del club de Concha Espina, para en 1969 dar el salto al primer equipo y formar parte de él durante trece temporadas. Más de una década manteniendo un gran nivel en el Real Madrid, con el que llegó a ganar seis Ligas y cinco Copas durante ese tiempo.

De 1969 a 1982 defendiendo la elástica merengue. Y también consiguiendo ser importante en la selección española. Goyo Benito se hizo famoso por su lucha y entrega en los terrenos de juego, en los que permaneció hasta en tres décadas diferentes. Toda una leyenda del Real Madrid y de España.

Fuerza, esfuerzo y épica que se vieron recompensadas por parte del club en 1979. Cuando aún militaba en las filas blancas, Benito recibió una 'Laureada', la insignia de oro y brillantes con el escudo del club y laureles a su alrededor. Este honor, por aquel entonces, solo lo recibieron él y Pirri.

Se va un grande de la historia de nuestro fútbol, pero bien dicen que "no se muere quien se va, solo se muere el que se olvida". Y a Goyo Benito se le recordará siempre entre el madridismo, como bien asegura uno de sus excompañeros de vestuario, otro mítico del fútbol español, Carlos Alonso Santillana en declaraciones para EL BERNABÉU.

Goyo Benito, con el Real Madrid

El Benito menos conocido

Pese a ser duro en el terreno de juego, fuera de él era muy querido. "Era un hombre muy afable, muy divertido. Llano, de pueblo. Un hombre cariñoso", recuerda un Santillana que echando la vista atrás sonríe al rememorar cuando llegó al vestuario del Real Madrid: "Yo era más jovencito y él, Zoco o Pirri pues eran hombres que enseguida me hicieron integrarme fácil en el vestuario. Hablaban mucho conmigo, sobre todo Goyo".

Goyo Benito, en un partido del Real Madrid

Iba fuerte en los partidos y también en los entrenamientos. Sin complejos para ir al suelo cuando tenía que hacerlo, de ahí el 'Hacha Brava', pero fuera del campo, Santillana señala que "era muy difícil enfadarse con él". "No recuerdo tener ningún enfado nunca con él. Dentro de la convivencia de un vestuario siempre hay algún problemilla, pero creo que con Goyo jamás, no recuerdo que nadie se enfadase con él", continúa.

Un futbolista entregado, que suplía el tener menos técnica con "ganas de aprender, de pelear, de luchar en los partidos, con no volverle nunca la cara al rival". "Goyo era todo temperamento. Lógicamente, ese temperamento le llevaba en ocasiones a llegar un poco tarde, se excedía en algunas jugadas... Pero en aquella época el fútbol era mucho más duro que ahora. Se jugaba más al límite del reglamento. Pero al Madrid le he dado muchos puntos, muchas noches de gloria y ha sido un jugador muy importante para el club", asegura el cántabro.

Historia del Real Madrid

Goyo Benito ha dejado para siempre su nombre en los altares de la casa blanca. "Es un hombre que ha significado mucho para la historia del Real Madrid por su forma de jugar los partidos, por su forma de estar en el campo, por el espíritu ganador que tenía y porque era un hombre con una capacidad y una potencia física increíble. El público lo sabía y disfrutaba mucho con él partido tras partido en el Santiago Bernabéu", señala un Santillana que también rescata una anécdota.

Goyo Benito

Benito formaba ya parte de la Selección y en unos días debía incorporarse a la concentración para jugar con España, pero antes tocaba El Clásico. En el Barcelona jugaba un Rexach que también defendía los colores del equipo nacional. "Recuerdo en un partido Madrid-Barça, al salir por el túnel de vestuarios, ya él estaba en la Selección y también Rexach, y le dijo 'Goyo por tu madre, no me lesiones que tenemos que jugar con la Selección ya'. Y yo salía al césped diciéndome 'Charly le ha dicho a Goyo que no le haga daño'", dice entre risas.

Madridista hasta el final

De él destacan que tenía un físico fuera de lo común. Como bien relata Santillana: "Era muy fuerte, muy ágil, tenía un gran salto, remataba muy bien de cabeza y era muy elástico. Ese físico que tenía le hacía a veces llegar tarde y daba al rival en lugar de a la pelota. Y por eso algunos le decían 'oye, cuidado'". Pero no solo vivió el fútbol como jugador, sino que también siguió ligado a él una vez colgó las botas.

Goyo Benito estuvo en la primera candidatura de Florentino Pérez a la presidencia del Real Madrid y también se dejaba de ver de vez en cuando en algún evento de los veteranos del club. "Con nosotros, en la asociación de veteranos le veíamos de vez en cuando. Tampoco mucho porque es algo mayor. Hemos jugado poquitos partidos de veteranos juntos, pero sí que nos reíamos cuando coincidíamos en comidas o cenas", dice Santillana.

Goyo Benito, Florentino Pérez y otras leyendas

"Era un hombre que sin ser una súper gran figura en el mundo del fútbol, le ha querido mucho el madridismo. Era un hombre que ha dejado huella en el Real Madrid, que ha ganado muchos títulos en los años que estuvo. Representaba los valores del club. Todo aficionado del Real Madrid puede decir que Goyo le representa por combativo, por luchar hasta el final, ganador nato y dejarlo todo por la camiseta blanca y eso es algo que los madridistas no lo olvidan jamás", dice un Santillana que espera que Benito reciba un merecido homenaje.

"Es una pena porque vamos perdiendo gente. Miras listas y ves que algunos ya han fallecido. Pero bueno, la vida es así y hay que continuar. Lo único que queda es que ya que no nos podemos despedir ni darle el pésame a la familia y amigos, y tener la oportunidad, que yo creo que el club sí que lo hará, de darle un homenaje aunque sea simbólicamente. Eso es lo que espero y deseo". Que así sea.

[Más información: Muere Goyo Benito, central histórico del Real Madrid durante los años 70]