El pasado diciembre la Champions League cerró su fase de grupos y bajó así su telón hasta febrero del 2020. El que se suele llamar el mes de amor es para los amantes del fútbol el del regreso de la máxima competición continental. La vuelta de este deporte al más alto nivel.

Noticias relacionadas

La fase final da comienzo y lo hace con unas eliminatorias de las que saldrán los ocho mejores equipos del Viejo Continente. Pero si hay un emparejamiento que tiene todos los componentes para convertirse en el duelo estrella de esta ronda, ese es el que enfrentará a Real Madrid y Manchester City.

Blancos y citizens ya miran a ese partido de vuelta del próximo miércoles 26. Será entonces cuando los de Pep Guardiola visiten el Santiago Bernabéu para medir sus fuerzas con el trece veces campeón de Europa. Una eliminatoria en la que no hay un claro favorito y a la que el Real Madrid llega en un dulce momento.

Los jugadores del Real Madrid celebran un gol REUTERS

El conjunto merengue aún tiene que disputar dos partidos antes de enfrentarse al coloso británico. Celta de Vigo y Levante son los dos equipos con los que deben verse la cara los blancos. Contra los primeros en el Santiago Bernabéu y frente a los segundos en el Ciudad de Valencia.

Dos test que servirán a Zinedine Zidane para resolver las dudas con respecto al once de gala con el que luchar contra el Manchester City. Varios huecos de ese equipo titular parecen ya otorgados salvo sorpresa mayúscula o problema de última hora. Courtois estará bajo los tres palos con Carvajal, Varane, Sergio Ramos y Ferland Mendy formando la zaga.

Más dudas se encuentran cuando se atiende al centro del campo y delantera. Casemiro y Benzema son fijos en cada una de estas líneas, pero las incógnitas llegan con los tres esquemas posibles que puede presentar Zidane para ganar la batalla de la pizarra a Guardiola: 4-4-2 tradicional, 4-4-2 con rombo y 4-3-3.

4-4-2 tradicional

Con Casemiro en ese centro del campo y Benzema formando parte del dúo atacante, las otras cuatro plazas parecen fijas en este dibujo. Modric, Kroos y Fede Valverde entrarían en para acompañar al mediocentro brasileño y ganar la batalla en la medular a los citizens.

Casemiro, Luka Modric, Toni Kroos y Fede Valverde, con la Supercopa de España

El otro hueco libre en el once inicial sería para Eden Hazard. El futbolista belga aún no ha tenido minutos desde que se incorporó a los entrenamientos tras superar la lesión que le ha mantenido alejado de los terrenos de juego desde finales de noviembre. El '7' tendrá su primera media hora contra el Celta después de la baja.

4-4-2 con rombo

Con este dibujo ya hay más dudas. En el ataque nada apuntaría a cambiar, con Benzema y Hazard como dupla atacante. Pero sí que se abrirían las incógnitas con los acompañantes de Casemiro en el centro del campo. Tres puestos para cuatro futbolistas posibles.

Eden Hazard celebra su gol al Granada REUTERS

El que parece más fijo con este esquema es Isco, que actuaría en la zona de la mediapunta para actuar como enganche entre el resto de centrocampistas y el dúo de arriba. Fede Valverde, Toni Kroos y Luka Modric se jugarían los otros dos puestos de interiores. Y los tres están en un notable momento.

4-3-3

Aquí se dividen las dudas en dos partes. Por un lado, dos huecos y tres jugadores. Modric, Kroos o Fede. Uno de ellos deberá quedarse en el banquillo, mientras que los otros se sitúan a los flancos de un Casemiro que continúa siendo innegociable para Zidane.

Vinicius celebra un gol con el Real Madrid Reuters

Por otro lado, quién formará el tridente junto a Benzema y Hazard. También aquí la misma ecuación que en la medular: dos huecos, tres futbolistas. Vinicius, Bale y Rodrygo son los protagonistas aquí. El ex del Flamengo se encuentra en un espectacular momento de forma. Gareth tiene más experiencia en este tipo de citas. Mientras que Rodrygo es el que más olfato goleador y puntería ha demostrado.

[Más información: Las 12 finales que le quedan al Madrid para volver a reinar en Europa]