Si en los últimos días se hablaba de que la plaga de lesiones podía abrir la puerta de los minutos a Vinicius, este fin de semana su oportunidad se ha certificado. El brasileño fue titular contra el Espanyol en la victoria del Real Madrid en el Santiago Bernabéu después de un mes y medio prácticamente al margen.

Noticias relacionadas

Hasta la semana pasada Vinicius se había perdido cuatro de las últimas seis convocatorias. Su última titularidad fue en Son Moix, durante la derrota de los de Zidane en Mallorca; un partido en el que el equipo quedó muy señalado, sobre todo la 'unidad B' en la que estaba enrolado el ex del Flamengo

El jugador estuvo trabajando durante el último parón de selecciones con el objetivo de intentar convencer a Zidane para volver a tener minutos, pero el técnico se mantuvo firme y le continúo dejando sin hueco en sus convocatorias. Ha sido la baja de Hazard la que le ha vuelto a abrir la puerta en el equipo.

El belga estará de baja hasta el próximo año, por lo que Vinicius tendrá dos semanas antes del parón de Navidad para convencer a Zidane de que puede ser una pieza importante en el equipo. Contra el Espanyol volvió a mostrar una buena cara, dejando detalles de calidad y, sobretodo, ganas de revertir su situación. No marcó, pero estuvo activo en ataque y demostró ser un valor importante a tener en cuenta para lo que resta de temporada.

Se trata de una pieza importante para dar descanso a otros delanteros y poder rotar con garantías. La ausencia de Bale no deja a Zidane muchas alternativas en ataque y Rodrygo y él deben dar un paso al frente para demostrar galones de futuro. Goes está un paso por delante de Vinicius, ya que en los últimos meses se ha ganado un sitio con grandes actuaciones, pero el ex del Flamengo sigue siendo un valor importante del club. 

La fórmula que ha ideado Zidane para recuperar a Vinicius le está empezando a funcionar. El técnico ha querido liberar al joven delantero de la presión para que pueda jugar sin ataduras en el campo, quitándose de encima la responsabilidad de tener que hacer goles en el equipo. 

"No le exijo a Vinicius que marqueninguna exigencia. El gol es consecuencia de lo que hace el equipo en el campo. Hoy por ejemplo marco Varane. Los goles vienen con la confianza. Cuando metes uno llega el momento, entras en la dinámica. Hoy lo ha hecho muy bien y para mí eso es lo más importante", espetó el técnico.

Con esta declaración de confianza Zidane pretende conseguir recuperar la mejor versión del brasileño. Sabe que es un jugador frágil mentalmente y que la presión le puede hacer añicos, por lo que intenta arroparle junto al resto de la plantilla y protegerle de los focos mediáticos. 

[Más información: Rodrygo: "Vinicius es un grandísimo jugador, nos entendemos solo con la mirada"]