Una de las principales características que identificará el nuevo proyecto del Real Madrid es la profundidad de plantilla; sobre todo en la parcela ofensiva. Zidane hizo especial hincapié en conseguir tener diferentes alternativas y variables en el equipo de cara a la exigente temporada que se avecinaba en Chamartín. Una situación que ha aumentado drásticamente la competencia en la plantilla, principalmente en futbolistas como Gareth Bale y Vinicius Júnior.

Noticias relacionadas

Ambos futbolistas son dos piezas importantes del Real Madrid de cara a la nueva temporada, aunque no hay hueco para los dos al mismo nivel. Hacerse con un puesto de titular en las alineaciones de Zidane no es sencillo, ya que Hazard y Benzema son los otros dos atacantes que presumiblemente serán de la partida en las grandes citas y no parece probable que el técnico se lance a disponer cuatro delanteros sobre el terreno de juego. 

Vinicius y Bale tendrán que disputar por una plaza. Eden es el fichaje galáctico del nuevo proyecto y tendrá prácticamente asegurado su puesto en la banda izquierda del frente ofensivo madridista. La posición central de la delantera tampoco ofrece tregua, ya que Karim es el hombre de confianza de Zidane tanto en el ataque como en la plantilla. 

Vinicius y Bale se entrenan en Valdebebas EFE

La banda derecha 

Esto deja a ambos jugadores una carrera de fondo por un puesto: la banda derecha. Esta será la posición que presumiblemente estará vacante en el clásico 4-3-3 de Zidane. Otros sistemas como el 4-4-2 abrirían otras variantes, ya que Bale y Vinicius podrían jugar junto a Hazard en la zona izquierda del campo. 

Los dos atacantes son jugadores con experiencia en ambas bandas; sobre todo el galés. Y es que el ex del Tottenham ya sabe lo que es quedar relegado a la banda contraria a la que es su natural. Una situación que experimentó cuando Cristiano Ronaldo estaba en el Real Madrid y él aterrizó procedente de la Premier League

Gareth Bale, ante la mirada de Zidane en el Estadio de La Cerámica Reuters

Actualmente, Bale parte con ventaja. El galés está aprovechando la baja de Hazard y está siendo el mejor atacante del conjunto blanco en este inicio de Liga y ya ha cosechado dos goles que valen puntos contra el Villarreal. Su titularidad a día de hoy parece asegurada, ya que hay brotes verdes para intentar exprimir al máximo la mejor versión del delantero.

Mientras tanto, Vinicius tampoco termina de convencer a Zidane. El brasileño no se está adaptando con sencillez a la banda derecha y ha ido disputando cada vez menos minutos con el equipo. Se trata de una apuesta clara del club de cara al futuro, por lo que el técnico francés deberá trabajar por conseguir obtener su mejor rendimiento. 

La baza de Vinicius 

Aunque a día de hoy Bale ha jugado 132 minutos más (255) que Vinicius (118), el ex del Flamengo cuenta con una baza a su favor. Y es que Zidane no se 'casa' con ningún futbolista y siempre se ha caracterizado por apostar por quien mejor nivel ofrece y mejor estado de forma ostenta. Si aprovecha sus oportunidades, tiene serias opciones de conseguir relegar al galés y hacerse con un sitio importante. 

Zidane da órdenes a Vinicius Júnior Reuters

Este plus de competencia directa beneficia los intereses del Real Madrid, ya que el rendimiento del equipo puede mejorar con ello; sobre todo en la faceta goleadora, la que más adolece el equipo. Ahora está por ver si Zidane consigue mantener viva la llama de guerra sana que tienen ambos futbolistas de cara a los próximos meses. 

[Más información: Las armas de Zidane para solucionar la falta de gol en el Real Madrid]