El Real Madrid se puso por delante en el marcador con el tempranero gol de Karim Benzema. Pero justo al borde del descanso era Brais Méndez el que ponía el tanto del empate en el luminoso. La fiesta comenzó en Balaídos, pero pronto se les aguó. Ya con el tiempo reglamentario cumplido, el colegiado fue avisado por el VAR que el gol del futbolista de Mos era ilegal.

Noticias relacionadas

Iago Aspas se encontraba en posición adelantada. Denis perseguía por banda a Álvaro Odriozola y consigue 'robar la cartera' al lateral donostiarra. Este se la da a Aspas, quien a su vez cae contra el propio Odriozola en el área -era jugada de penalti-. Ahí llegó Brais Méndez para hacerse con el balón y batir a Courtois. Los celtiñas comenzaron a festejar el tanto en el minuto 46, cuando unos instantes después Estrada Fernández lo anuló.

Fue desde la sala del VAR desde donde avisaron al árbitro del partido de que el dealntero del Celta de Vigo se encontraba en fuera de juego. Su pie estaba por delante de la línea defensiva del Real Madrid. Así, ante un Balaídos puesto en pie de guerra y con los jugadores celestes pidiendo explicaciones llegó el descanso con el Real Madrid por delante.

No hubo falta de Casemiro

Los futbolistas del Celta también pidieron que se anulase el gol de Benzema. Todo porque creen que había falta previa de Casemiro. Sin embargo, tanto el colegiado como el VAR no vieron nada punible. Algo que demuestran las imágenes de la acción en cuestión, en las que se puede ver cómo el mediocentro brasileño se hace con la posesión limpiamente.

[Más información: Goles, resumen y narración del Celta de Vigo - Real Madrid]