Klopp durante un partido del Liverpool

Klopp durante un partido del Liverpool Reuters

Fútbol CHAMPIONS LEAGUE

Klopp repite sus ataques contra Sergio Ramos por la final de la Champions

El técnico alemán ha concedido una entrevista al medio alemán Sport1 en la que recuerda el incidente de la final de la Champions League entre Sergio Ramos y Mo Salah. Klopp critica nuevamente al capitán del Real Madrid y deja claro que no tiene nada que ver con haber perdido el título.

"No me gustan todas las formas. Por supuesto que me hubiera gustado ganar la Champions, y si después me hubieran mostrado varios incidentes, tampoco habría devuelto el título", comienza aclarando el entrenador del Liverpool. "No espero que lo haga. Sólo espero que en el análisis de las situaciones la mente se encienda un poco más", ataca.

Y es que para él no parece que eso fuera una acción puntual. "Por supuesto que puede ser una coincidencia, pero sacaron del partido a Mo Salah de una manera relativamente inteligente durante una fase impresionante de su vida futbolística, lejos de la portería en el mediocampo", asegura en la conversación con el portal germano.

Ramos y Salah peleando un balón en el Madrid - Liverpool

Ramos y Salah peleando un balón en el Madrid - Liverpool Reuters

Klopp argumenta en su cruzada contra Ramos que el mensaje no puede ser que hay que hacer todo para ganar. Si fuera así, dice alegrarse de dejar "el planeta dentro de 40 años". Desvela además que en la previa estudiaron los movimientos del jugador de Camas y afirma que el capitán merengue ya había influido en la última final ante la Juventus. Por ello, concluye: "¿Te tienen que gustar las acciones de Ramos? No, y a mí tampoco".

Unas palabras que no son nuevas. Desde que el Real Madrid se proclamase campeón de la Champions en Kiev, el capitán del equipo blanco ha recibido múltiples ataques por parte de jugadores del Liverpool y enemigos acérrimos de la entidad. Sin embargo, el '4' ni se inmuta y sigue contando con todo el apoyo tanto de la afición como del club y el vestuario. Esas campañas contra su persona son el precio a pagar por ser uno de los mejores de la historia.