Ha llegado la hora de disfrutar. Se acabaron todas las tensiones, los nervios por la final y el miedo a sucumbir en el intento. Todo eso es pasado. El madridismo ya solo piensa en dos cosas: celebrar La Decimotercera y pedir La Decimocuarta, que podría conseguirse el próximo curso en un escenario inmejorable -el Wanda Metropolitano-.

Noticias relacionadas

Los jugadores ya han comenzado los festejos en el mismo Olímpico de Kiev. Sin embargo, no será hasta este domingo cuando lleguen a la capital de España para darse cita con todos sus aficionados y cumplir con los actos institucionales que tienen previstos en su hoja de ruta. A los fans del conjunto blanco les da igual. Pese a que no podrán ver a sus ídolos de cerca, se han echado a las calles para celebrar el título como si fuera la primera vez y se han dado cita en el escenario que en la jornada dominical acogerá buena parte de los actos conmemorativos: la Cibeles.

CÁNTICOS A CRISTIANO RONALDO

Allí se han podido escuchar todo tipo de cánticos, en medio de la algarabía generalizada en la que viven los aficionados blancos. Uno de ellos ha sido como consecuencia de las palabras que Cristiano Ronaldo ha pronunciado cuando ha terminado el encuentro, sobre el propio césped del estadio que ha acogido la final. "Fue muy bonito jugar en el Madrid", dijo el luso con un tono que sonaba a despedida. Y los presentes en Cibeles han respondido: "Cristiano, quédate". Después de conseguir imponerse en la máxima competición continental, las declaraciones del luso han sacudido al madridismo y han enrarecido el ambiente. Un ambiente que debería ser únicamente de celebración