Imagen de los Juegos Olímpicos de Río 2016 emitidos por RTVE.

Imagen de los Juegos Olímpicos de Río 2016 emitidos por RTVE. REUTERS

Medios TELEVISIÓN PÚBLICA

Hacienda deja en el aire la dotación de 60 millones para que RTVE pague los Juegos Olímpicos de Tokio

La entrega del dinero a la cadena pública depende de unos Presupuestos Generales que no se aprobarán hasta el verano.

Fernando Cano Eduardo Ortega Socorro

Noticias relacionadas

El Ministerio de Hacienda mantiene en el limbo los 60 millones de euros que prometió a Radio Televisión Española (RTVE) para que el canal público pueda pagar los derechos y financiar la producción de los Juegos Olímpicos que se celebrarán en Tokio este verano.

En octubre, la Corporación pidió un salvavidas a Moncloa para poder emitir el evento que históricamente se ha visto en TVE, ante la congelación de sus presupuestos y lo ajustado de sus cuentas anuales.

La respuesta del Gobierno de Pedro Sánchez fue afirmativa, pero con la promesa de que los recursos solo podrían ser liberados cuando el Gobierno dejase de estar en funciones. Sin embargo, tres semanas después de que se formarse el nuevo Ejecutivo de coalición con Podemos, el dinero no se ha entregado a la cadena pública.

Fuentes de RTVE han confirmado a EL ESPAÑOL que el dinero no ha llegado y que Hacienda no les ha indicado ninguna fecha para su entrega. Pese a ello, en TVE cuentan con estos recursos y trabajan con la idea de emitir los Juegos en verano.

El problema es que hasta que no reciban los recursos -RTVE no tiene liquidez para cubrir estos 60 millones- no pueden sentarse con el dueño de los derechos, Discovery Internacional, para cerrar su cesión.

Liberación de la partida

Por su parte, fuentes del Ministerio de Hacienda han confirmado a EL ESPAÑOL que "las necesidades de RTVE se analizarán en el marco de elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para 2020. Cuando tengamos la propuesta de necesidades de RTVE se priorizarán las partidas".

No obstante, según ha informado el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el objetivo de Moncloa es poder tener cerrados y aprobados los Presupuestos en verano, lo que deja a RTVE sin margen de acción si es que el dinero se entrega tras la aprobación de las cuentas públicas.

Si los Presupuestos se aprueban en julio, sería imposible poner en marcha los Juegos Olímpicos en RTVE. De hecho, fuentes oficiales de la cadena pública confirman a este diario que cuando antes tengan el dinero mucho mejor y que, efectivamente, queda muy poco margen de acción si los recursos llegan demasiado cerca del inicio de los Juegos programados para el 24 de julio.

¿Solución? La herramienta para financiar RTVE, o al menos que tenga opciones de pagar los derechos de forma adelantada a los Presupuestos, puede ser el real decreto-ley, que se puede emplear ahora que el Gobierno tiene plenas capacidades. Es una herramienta perfectamente legal y permite la generación de nuevas partidas de gasto.

Sin embargo, esta herramienta legislativa lleva asociado un riesgo: tiene que ser convalidada por el Congreso de los Diputados, tal y como ha ocurrido con los RDL de pensiones o salarios públicos.

Presupuestos de RTVE

Cabe pensar que el departamento que dirige María Jesús Montero quiere tener armado, al menos, un primer borrador de los Presupuestos y haber echado cuentas al respecto de los fondos disponibles antes de decidirse a gastar una partida especial para RTVE.

RTVE, al igual que el Estado, sigue funcionando con los Presupuestos de 2018, los últimos aprobados en Cortes y que se han prorrogado por segundo año consecutivo.

En ellos se indica que RTVE ingresa al año unos mil millones de euros, pero con gastos equivalentes que le permiten un superávit (o pérdidas) muy reducidas y sin margen para gastos extraordinarios como la puesta en marcha de unos Juegos Olímpicos.

En junio de 2015 el Comité Olímpico Internacional (COI) adjudicó a Discovery (Eurosport) los cuatro campeonatos olímpicos entre los años 2018 y 2024: dos de invierno (2018 y 2022) y dos de verano (2020 y 2024).

La venta se realizó para todas las ventanas y a nivel europeo por 1.300 millones de euros. De esta manera, cualquier televisión dentro del continente, incluyendo a RTVE, debe negociar directamente con esta plataforma para adquirir sus derechos de emisión.