Fotograma de 'El Hormiguero', uno de los programas que mayores ingresos de publicidad genera para Antena 3.

Fotograma de 'El Hormiguero', uno de los programas que mayores ingresos de publicidad genera para Antena 3.

Medios TELEVISIÓN

Mediaset y Atresmedia tiran los precios de la publicidad para salvar su nefasto 2018

Mediaset y Atresmedia han vivido un año 2018 marcado por la reducción de sus ingresos publicitarios, la arremetida de nuevos players como Netflix y el hundimiento de sus acciones en el mercado bursátil. Una tormenta perfecta que les puede llevar a cerrar uno de los peores cursos de los últimos cinco años y una crisis de modelo que incluso les está llevando a tener peor comportamiento que el resto de pequeñas televisiones y de cadenas de pago.

Para atenuar esta caída los dos gigantes audiovisuales están recurriendo a importantes rebajas en el precio de su publicidad. Según ha podido confirmar EL ESPAÑOL, tanto Mediaset como Atresmedia han intensificado sus campañas en el comienzo del curso 2018-2019 con grandes reducciones en el precio de los espacios publicitarios que venden a los grandes anunciantes.

Los dos grupos audiovisuales intentan salvar el año, tras los malos resultados de los nueve primeros meses, lo que les ha llevado -según las fuentes consultadas por este diario- a rebajar en más de un 10% sus precios para detener la sangría de facturación de los últimos meses, un parón que les podría llevar a reducir sus ingresos por publicidad por primera vez desde 2013.

Los grandes anunciantes se marchan

Los datos de Infoadex, el medidor más fiable del mercado de publicidad, indican que en 2017, la televisión facturó 2.143 millones, un crecimiento del 1% respecto del año anterior. Salvo un espectacular desempeño del último trimestre, para este año se prevé una reducción que vaya desde el 0,1% hasta el 1%, lo que significa volver a cifras del año 2016 cuando los canales de televisión ingresaron 2.121 millones.

Los últimos datos oficiales de Infoadex indican que las televisiones nacionales en abierto, de las que Mediaset y Atresmedia se quedan con el 95% de sus ingresos, redujeron su facturación un 0,9% hasta los 1.003,5 millones frente al crecimiento del 5,8% del pago. En total, todo el sector cayó un 1%. De estas cifras, Mediaset se quedó con 481,5 millones de euros y Atresmedia con 459 millones, un estancamiento respecto de igual periodo del año anterior.

Rebajando los precios publicitarios durante este último trimestre del año, Mediaset y Atresmedia también buscan atraer nuevos anunciantes y fidelizar a los antiguos que en los últimos meses han confiado en otros soportes y han reducido sus inversiones en la televisión tradicional.

Pierden 1.836 millones

Un informe interno encargado por AMI a Media Hotline sobre los primeros 50 anunciantes de España, refleja que la inversión de las grandes empresas se ha reducido a un ritmo más rápido en televisión. Infoadex arrojó una caída del 1% hasta junio, pero este informe eleva la caída en tele hasta el 3,6% en este mismo periodo.

Esto significa que los grandes anunciantes -los que más invierten en publicidad- están plegando velas en televisión y están destinando sus recursos a otros soportes. Este mismo informe de Media Hotline al que ha tenido acceso este periódico, refleja que la inversión de los 50 grandes anunciantes en todos los medios ha crecido un 1,6% en el primer semestre, muy por encima de los datos de la televisión.

Caídas en Bolsa

Un pésimo año que también ha afectado a las dos compañías en Bolsa. Al cierre de esta semana Mediaset cotiza levemente por encima de los seis euros, lo que deja su capitalización bursátil en 2.007 millones. Estamos hablando de una caída superior al 36% en lo que va de año y una pérdida bursátil de 1.140 millones de euros.

Atresmedia tampoco ha ido mejor. Cotiza en los 5,6 euros lo que supone valorar en Bolsa a la compañía en los 1.267 millones. Hablamos de 696 millones de euros menos que los datos de comienzos de año y un 35% de caída. Entre las dos se han dejado más de 1.836 millones en Bolsa desde enero, un fiel reflejo de la desconfianza de los inversores en dos valores que hace unos años fueron referencia del parqué español.