El ministro español, Román Escolano, no ha intervenido en el debate sobre el IVA

El ministro español, Román Escolano, no ha intervenido en el debate sobre el IVA UE

Medios

La rebaja del IVA a las publicaciones digitales naufraga por el veto de Chequia

Los socios europeos arremeten contra Praga por por poner en riesgo la viabilidad de la prensa digital.

Bruselas

"Nuestros periódicos están sangrando. Por favor, intentemos encontrar un compromiso pronto", ha clamado la ministra de Finanzas sueca, Magdalena Andersson, tras un nuevo intento fallido en el Ecofin de este viernes de aprobar la rebaja del IVA a las publicaciones electrónicas, de forma que se equipare a los libros y periódicos en papel. Pero la República Checa se ha mantenido firme y ha bloqueado en solitario la aprobación de esta directiva, que lleva dos años y medio en punto muerto. Lo que más ha indignado al resto de socios europeos es que el veto de Praga no responde a problemas de fondo con la propuesta: es una forma poco sutil de presionar a sus colegas para que den su visto bueno a otra norma que no guarda ninguna relación con los diarios digitales. 

El resultado es que la discriminación fiscal de las publicaciones electrónicas respecto al papel tiene visos de continuar de forma indefinida. "Desafortunadamente, no hemos podido alcanzar un acuerdo hoy. Todos nos damos cuenta de que el problema no es técnico, pero no sé cómo seguir", confesaba al término del debate el ministro de Finanzas búlgaro, Vladislav Goranov, cuyo país ocupa la presidencia de turno del Ecofin. Las decisiones sobre impuestos requieren la unanimidad de los 28 países miembros.

La legislación de la UE vigente prohíbe aplicar un IVA reducido a libros y periódicos digitales, a diferencia de lo que ocurre con las publicaciones en papel, porque se les considera servicios electrónicos. Una interpretación que ha sido confirmada en múltiples sentencias del Tribunal de Justicia de la UE. En el caso de España, eso significa que las publicaciones digitales pagan un 21% de IVA frente al 4% del papel. El anterior ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró que el Gobierno de Rajoy estaba dispuesto a aplicar la rebaja. Pero no podrá hacerlo si no se aprueba en el Ecofin la directiva ahora bloqueada.

A diferencia de lo ocurrido cuando se discutió por última vez el tema en el Ecofin hace un año, la República Checa ha eludido esta vez establecer un vínculo directo entre el IVA para las publicaciones electrónicas y otras iniciativas. La ministra checa, Alena Schillerová, ha justificado su veto escudándose en que la propuesta tiene "problemas técnicos". También alega que, aunque tiene carácter voluntario, creará una fuerte presión sobre los Estados miembros que no quieran aplicar la reducción. Finalmente, sostiene que la directiva hará que el sector digital sea más vulnerable al fraude. "No puedo aprobar esta propuesta hoy", ha concluido.

Rehén de un veto cruzado entre Chequia y Francia

En realidad, el Gobierno de Praga condiciona su visto bueno a la rebaja del IVA digital para las publicaciones electrónicas a que la aprobación de una directiva que le permita aplicar de forma generalizada la inversión del sujeto pasivo del IVA. Este sistema traslada la responsabilidad del pago del proveedor al cliente final. Chequia alega que esta reforma es imprescindible para combatir el fraude fiscal. Pero otros socios -principalmente Francia, Chipre, Eslovenia y Grecia- se oponen con el argumento de que supone una derogación al sistema general del IVA y tampoco es eficaz para combatir la evasión del impuesto.

La rebaja del IVA a las publicaciones digitales se ha convertido así en un rehén de los vetos cruzados de Francia y República Checa. "Es muy frustrante, estoy profundamente preocupada por el hecho de que esto lleve tanto tiempo", ha insistido la ministra sueca. A su juicio, es "muy urgente" que los periódicos digitales puedan beneficiarse de un IVA reducido para preservar una "prensa de alta calidad, que es importante para la democracia".

A las críticas a República Checa se ha sumado también Alemania, Holanda, Finlandia y Francia. "Es una propuesta importante. No vemos las dificultades técnicas. Permitiría un mayor desarrollo de las publicaciones digitales y deseamos que se apruebe lo antes posible", ha dicho el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire. El ministro español, Román Escolano, no ha intervenido en el debate. Pero pese a la presión de estos países a República Checa, de momento no se atisba ningún compromiso que permita desbloquear el expediente.