Imagen del proyecto Cross River Rail adjudicado a ACS en Brisbane, Australia.

Imagen del proyecto Cross River Rail adjudicado a ACS en Brisbane, Australia.

Empresas INFRAESTRUCTURAS

Australia, Estados Unidos y Canadá sustentan un 2019 de récord para ACS

Según las previsiones de los analistas, batirá ampliamente los 691 millones de euros de benefició que firmó en los nueve primeros meses de 2018.

Noticias relacionadas

ACS no levanta el pie del acelerador. La compañía presidida por Florentino Pérez afronta este jueves la presentación de sus resultados del tercer trimestre de 2019. Nueve meses en los que empresa no ha parado de hacer aumentar su cartera de pedidos con obras de primer nivel internacional.

Este buen comportamiento en la captación de nueva carga de trabajo sumada al buen rendimiento de sus filiales y a la aportación de Abertis hacen ser optimistas a los analistas. Según sus previsiones ACS batirá ampliamente los 691 millones de euros de beneficio que firmó en los nueve primeros meses de 2018. De esta forma, encarrilará el objetivo marcado para 2019: superar los 1.000 millones de beneficio.  

En lo que va de año, ACS ha conseguido imponerse en adjudicaciones de infraestructuras clave en tres de los mercados más competidos de su negocio: Australia, Estados Unidos y Canadá. Una serie de proyectos que permiten a la empresa encarar los próximos ejercicios en una sólida posición.

En el caso de Australia, la compañía de construcción y servicios se ha hecho con concursos de infraestructuras ferroviarias valorados en más de 6.000 millones de dólares australianos, 3.700 millones de euros.

Entre ellos destacan la mejora línea ferroviaria Sunbury, en Victoria; la construcción de la estación de Sydney Metro City & Southwest Pitt Street Station; el proyecto concesional y la alianza Cross River Rail en Brisbane, la mayor inversión en infraestructuras en la historia del Estado de Queensland; la ampliación del contrato con Sydney Trains o la creación de una nueva línea ferroviaria regional y las instalaciones de mantenimiento en Dubbo, Nueva Gales del Sur.

En el segmento de la minería, ACS ha conseguido ampliar a seis años un contrato de servicios y mantenimiento en la mina de carbón de Curragh, en Queensland, lo que supondrá unos ingresos de 1.300 millones de dólares australianos, 805 millones euros.

Del mismo modo, en lo que respecta a carreteras la compañía española ha conseguido hacerse con proyectos valorados por encima de los 1.000 millones de dólares australianos. Entre éstos destacan la segunda fase de la autopista de Monash, los trabajos iniciales del enlace noreste de Melbourne y la mejora de la Northern Road entre Eaton Road y Littlefields Road en Nueva Gales.

El último proyecto destacado conseguido en Australia por ACS ha sido la construcción del Aeropuerto Internacional del oeste de Sídney. Una obra en la que ACS llevarán a cabo la mayor parte del movimiento de tierras y que está valorado en más de 300 millones de dólares australianos, 185 millones de euros.

Estados Unidos y Canadá

Al otro lado del globo, en Norteamérica, ACS se ha impuesto en una serie de proyectos que van a jugar un papel clave en la cartera de la compañía durante los próximos años. Entre todos ellos rondan los 4.000 millones de dólares, más de 3.500 millones de euros.

En estos territorios los proyectos de mayor cuantía están en el segmento de las carreteras. Entre ellos destaca la rehabilitación de la SH36 que comprende tres proyectos. Cuenta con una extensión de 27,4 millas, en Brazoria y Fort Bend, condados del sudeste de Texas.

Imagen de una autopista en Texas que rehabilitará ACS.

Imagen de una autopista en Texas que rehabilitará ACS.

En este estado también destaca el proyecto del intercambiador I2-I69C en el Condado de Hidalgo. Un proyecto que se centrará en la construcción de cuatro ramales directos de doble carril entre las autopistas interestatales I2 e I69C.

Otra adjudicación destacada es la mejora de la movilidad de la Autopista I-95, en Florida. Una obra que pretende aliviar la congestión de tráfico y así como la mejora de sus servicios. Pero, por encima de todos estos proyectos, destaca la construcción del proyecto de nuevo túnel y viaductos en la I-64 Hampton Roads, el mayor proyecto de infraestructuras en la historia de Virginia valorado en 3.000 millones de dólares.

Además de las carreteras, ACS consiguió a comienzos de año adjudicarse su primer gran proyecto portuario en Norteamérica. El diseño y construcción de la ampliación de la terminal de contenedores para la autoridad portuaria de Vancouver Fraser en British Columbia, Canadá.

Líder en la contratación internacional

Este buen rendimiento en la captación de carga de trabajo ha influido para que ACS vuelva a liderar el ranking de empresas contratistas con negocios internacionales en todo el mundo. La compañía española fue reconocida el pasado mes de agosto por la revista especializada Engineering News Record (ENR) como la primera de 250 empresas a nivel mundial que más negocio han generado fuera de sus fronteras.

Una clasificación que mide la actividad internacional y la diversificación los grupos de construcción e ingeniería en los mercados mundiales. El ranking de 2018 fue liderado por octavo año consecutivo por ACS, pese al empuje de las compañías chinas que copan más de un tercio del listado. En total, la empresa española registró 44.182 millones de dólares en ingresos, el 86% fuera de sus fronteras.

El empuje de ACS es incluso mayor al comprobar que la segunda compañía en la lista es su participada Hochtief, que registra 29.121 millones de dólares de facturación, de los cuales 27.767 se generan fuera de Alemania. El podio lo cierra China Communications con una cifra de negocio superior a la de ACS y Hochtief con 83.278 millones de dólares, pero con solo 22.727 millones generados en el extranjero.

Un ranking que, con este nivel de captación de nueva carga de trabajo, probablemente volverá a destacar a ACS en su próxima edición. Mientras llega ese momento, la compañía de construcción y servicios se centra en el sprint final del año para conseguir superar la meta marcada: lograr más de 1.000 millones de beneficio.