Antonio Coimbra, CEO de Vodafone España, en una imagen de archivo.

Antonio Coimbra, CEO de Vodafone España, en una imagen de archivo. Agencia EFE

Empresas RESULTADOS

Vodafone reduce sus ingresos un 7,3% aunque frena la pérdida de clientes

La operadora de telecomunicaciones factura 1.056 millones de euros por servicios en sus primeros resultados tras presentar el ERE.

Noticias relacionadas

Los ingresos de Vodafone España se redujeron un 7,3% hasta los 1.165 millones de euros durante su tercer trimestre fiscal terminado el 31 de diciembre. En el caso de los ingresos por servicios, los que afectan al segmento comercial, éstos se redujeron un 7,4% hasta los 1.056 millones. La operadora explica que el impacto de la menor base de clientes "se vio mitigado por la menor actividad promocional en el mercado y la mejora de los resultados comerciales".

En los resultados remitidos al regulador británico este viernes, la operadora también ha comunicado que ha logrado detener la sangría de clientes que han marcado el año 2018 y que le han obligado a plantear un plan de recortes y 1.200 despidos. Esto significa que la operadora no ha logrado reducir significativamente los costes, todavía afectados por la factura del fútbol, según explicó el CEO Antonio Coimbra en noviembre.

De esta manera, los volúmenes de portabilidad del mercado tanto para dispositivos móviles como fijos disminuyeron un 2% y 7% respectivamente año con año, indican. "Nuestro rendimiento de portabilidad mejoró considerablemente a medida que avanzaba el trimestre, con una estabilidad general ratios de portabilidad alcanzados en diciembre tanto en contrato móvil como fijo. La rotación de clientes también mejoró", ha indicado la operadora.

Vuelven a ganar clientes de televisión

De esta manera, la pérdida de clientes de banda ancha que se redujero a 6.000 (desde las 69.000 del segundo trimestre) y los clientes de televisión crecieron en 13.000 (desde los 66.000  que perdieron el trimestre anterior), hasta situarse en 1,28 millones. Las pérdidas de clientes de contratos móviles continuaron hasta las 94.000, tras dejarse 106.000 el trimestre pasado, "sin embargo, se trata principalmente de tarjetas SIM secundarias de bajo valor", han indicado. La cartera total de clientes móviles cerró en 13,9 millones.

En el caso del fijo, se produjeron 49.000 altas netas en el trimestre en fibra con lo que Vodafone España supera por primera vez los 2,8 millones. Por su parte, el conjunto de la cartera de clientes de banda ancha fija disminuyó en 6.000 en estos tres meses hasta quedar en 3,2 millones. "Sin embargo, se observa también una tendencia positiva a lo largo del trimestre, que se refleja en un saldo neto favorable de portabilidad fija de 6.500 en diciembre".

Estos resultados han vuelto a estar afectados por le guerra del fútbol y la dura batalla comercial de la segunda parte del año pasado. Si bien, Vodafone ha frenado la pérdida de clientes respecto del trimestre anterior, sigue manteniendo los costes del fútbol -por emitir La Liga- y apostando por ofertas que reducen sus márgenes y sus ingresos. 

Primeros resultados tras presentar el ERE

Estos son además los primeros resultados presentados después de anunciar un ERE a 1.200 trabajadores, el 23% de su plantilla. El jueves la compañía constituyó la mesa negociadora y la empresa realizó su primera oferta: indemnizaciones de 32 días por año con un tope de 20 mensualidades y prejubilaciones (denominado plan de rentas) a partir de los 56 años.

El objetivo con este plan es reestructurar los costes, al mismo tiempo que se abordará una completa reforma a la organización de la operadora de telecomunicaciones. En noviembre, Vodafone anunció que provisionará 2.900 millones de euros por el deterioro del negocio en España. Este cargo -que impactó en los resultados globales- se explicó por "las difíciles condiciones comerciales y económicas actuales".