Empresas TELECOMUNICACIONES

El plan B de Zegona tras la Opa fallida a Euskaltel: revalorización y venta

Noticias relacionadas

Euskaltel vivirá un año, sin duda, convulso. La operadora vasca de telecomunicaciones anunció esta semana las fechas de la primera fase de su expansión nacional en Navarra, Cataluña, La Rioja, León y Cantabria, un plan que responde al interés de sus accionistas de convertirse en el medio plazo en el quinto operador del mercado, pero del que hay diferentes opiniones respecto de su velocidad de implantación.

La actual gestión liderada por el consejero delegado Francisco Arteche y apoyada por el accionistas mayoritario (21,3%) Kutxabank cree en una expansión lenta, poco agresiva, pero sostenida en el tiempo. Prueba de ello es el anuncio de esta semana de captar 90.000 clientes en cuatro años en estos nuevos mercados, poco más del 10% de su actual base de abonados.

Por el contrario, Zegona, el segundo accionista con un 15% de la compañía, quiere una expansión mucho más agresiva. Tras el anuncio de su OPA parcial el pasado 19 de octubre dejó claro que querían hacerse con el control de Euskaltel, situar en la gestión a José Miguel García y traer a España la marca Virgin para una expansión acelerada en todo el país.

Opa fallida a Euskaltel

En medio de estas diferencias, Zegona tuvo que echar el freno a su OPA -que le hubiese convertido en el principal accionista con el 29% del capital- solo dos meses después de anunciarla "debido al deterioro de la situación de los mercados de capitales durante el periodo transcurrido desde el inicio de la operación". La realidad es que el fondo constató que la suscripción a esta oferta sería muy baja.

Zegona tampoco vio clara su anunciada ampliación de capital de 256,5 millones, por lo que varió su estrategia hacia compras y adquisiciones puntuales en el mercado. Pese a ello, un mes después de este anuncio, no han realizado ninguna de estas compras, a la espera de ver cómo evolucionan los acontecimientos y con un plan B bajo la manga.

El fondo es consciente de que lo tienen difícil para hacerse con el control de la gestión de Euskaltel o que, al menos, será un proceso mucho más lento de lo esperado. Es por ello, que han abierto la puerta a una posible venta. El objetivo de todos los fondos es maximizar su inversión y vender sus activos una vez que se ha logrado alguna plusvalía importante y en el caso de Zegona su plan era convertir a Euskaltel en la quinta operadora para poder vender a buen precio de cara a un proceso de consolidación del sector.

Inversión que todavía no es rentable

No obstante, los últimos acontecimientos han trastocado estos planes, por lo que en el fondo no descartan una venta antes de asaltar el control de la operadora vasca. De hecho, ya han tenido contactos informales con algunos posibles interesados en su 15% de Euskaltel, aunque sin ningún interés de cerrar la operación de manera inminente. Para ello haría falta que el interesado ofreciese al menos un poco más de lo que pagó Zegona al entrar a Euskaltel.

Zegona, vehículo de inversión creado específicamente para invertir en empresas de medios y telecomunicaciones, suscribió sus acciones en Euskaltel a un precio de 9,5 euros, muy lejos de lo 7,29 euros que cotiza actualmente la operadora y de los 7,75 euros que ofreció en la Opa de octubre. 

El problema es que, como dicen los expertos, Zegona solo tiene a Euskaltel como su principal activo tras fracasar ante MásMóvil en la subasta de Yoigo en 2016. En 2017 se integró en Euskaltel a cambio de unos 640 millones en efectivo y acciones que le dieron el 15% que tiene en la operadora naranja. 

Sin embargo, su inversión no ha terminado de ser rentable, por lo que su única salida inmediata sería el posible interés de alguna gran teleco por entrar en Euskaltel de cara a una oleada de fusiones e integraciones en el sector.  En Zegona lo saben y por eso prefieren decir de cara a la opinión pública que quieren seguir creciendo en Euskaltel, aunque -de momento- estas intenciones no se materialicen.

Barclays y Virgin financiarán la inversión

La estrategia de Zegona "está centrada en aumentar su participación en Euskaltel, hasta un máximo adicional del 12,5%, a través de compras en el mercado a un precio que sea atractivo para sus accionistas en base a las condiciones del mercado", ha explicado la compañía este lunes. 

Dado el amplio apoyo de los actuales y de nuevos inversores, Zegona ha anunciado su intención de colocar un mínimo de 95.238.096 nuevas acciones ordinarias de la compañía con el objetivo de aumentar su capital en al menos 100 millones de libras.

La compañía ha alcanzado acuerdos con Virgin Group y Barclays Bank PLC, gracias a los cuales se podrían obtener contratos de préstamo por un importe de hasta un máximo de 30 millones de libras. Zegona tiene la intención de utilizar el capital y préstamos conseguidos en incrementar su participación en Euskaltel a un precio que sea atractivo para sus accionistas y utilizar su mayor influencia en trabajar de forma constructiva con el Consejo de Administración y el equipo directivo de Euskaltel para mejorar el desempeño del negocio.

Además, Zegona ha alcanzado un pacto de accionistas con Talomon Capital Limited. Talomon es accionista tanto de Zegona como de Euskaltel (con una participación aproximada del 1,4% en esta última) y, en virtud del acuerdo, tiene derechos de propiedad de hasta el 2,4% de Euskaltel.