Amazon, durante la presentación de su Innovation Day 2018.

Amazon, durante la presentación de su Innovation Day 2018.

Empresas

Amazon gasta en innovación en 2017 lo mismo que ha invertido en Europa en ocho años

Noticias relacionadas

La empresa del billón de dólares en Bolsa invierte en innovación. Y mucho. Pero no lo hace de manera equitativa. Amazon anunció el pasado miércoles, durante el Innovation Day 2018, que en los últimos ocho años ha invertido en Europa una acumulado de 27.000 millones de dólares en I+D+I.

A pesar de que pueda resultar una cifra elevada, los números dejan en evidencia que Amazon, de momento, sigue prefiriendo centrar sus esfuerzos en Estados Unidos para luego replicar las innovaciones en el resto del mundo.

Sin ir más lejos, el año pasado, la compañía dirigida por Jeff Bezos destinó un total de 25.000 millones de dólares para liderar el ránking de gasto en I+D+I en todo el mundo, según el informe Global Innovation 1000, elaborado por Strategy&, la consultora estratégica de PwC. De esta manera, a Europa le ha tardado ocho años igualar la cifra de innovación de Amazon en todo el mundo en solo una temporada.

Así, es la empresa que más dinero destina a innovar en sus productos, centros neurálgicos y en materia de recursos humanos y logística. Amazon, en apenas 14 años de vida, ha superado en inversión a Alphabet (Google), Intel, Microsoft, Apple o Ford.

La propia compañía no entra a valorar por qué Estados Unidos es la principal región a la hora de invertir en innovación, pero tal y como explica Fernando Argüelles, experto en retail, hay dos razones por las que Bezos tiene clara la estrategia. La primera de ellas parece básica. Amazon es estadounidense. “Es lógico que tus grandes esfuerzos en innovación se aceleren en tu casa y, más aún cuando gigantes como Alibaba buscan entrar en tu negocio”, indica.

La segunda razón, para el experto, es el reclutamiento de talento internacional que desembarca en Estados Unidos. “Los mejores ingenieros están en el país norteamericano. Los grandes hubs se encuentran en Estados Unidos, se sacan conclusiones allí y se intenta replicar los diferentes modelos meses después en el resto del mundo”, relata el experto.

No obstante, estos argumentos no implican que en Europa se pongan más trabas en los laboratorios que posee la tecnológica. Al contrario. Los proyectos de investigación nada tienen que ver, por ejemplo, entre España y Reino Unido. Los cientos de equipos que trabajan en las entrañas de la tecnológica desarrollan sus propios estudios -algunos con más éxito que otros- para finalmente implantarlos paralelamente.

De hecho, durante las jornadas del Amazon Innovation Day, el CEO mundial de Amazon Consumer, Jeff Wilke, resaltó el esfuerzo de la compañía para seguir creciendo e innovando en el Viejo Continente. "Muchos  de los productos y servicios favoritos de nuestros clientes han sido desarrollados en Europa. Como, por ejemplo, a Alexa, que encontró su voz gracias a los equipos de Polonia y aprendió a responder preguntas con la ayuda de los equipos de Reino Unido, o los servicios de traducción automática, que permiten a los vendedores de cualquier país exportar a todo el mundo, y que fueron inventados y desarrollados en Alemania”, resaltó.

Así invierte Amazon en Europa

Pero a pesar de que Amazon no destina los mismos esfuerzos en innovación que en Estados Unidos, en los últimos años ha abierto nuevos centros para desarrollarse y crecer. La tecnológica, de hecho, tiene repartidos hasta 25 laboratorios, y ninguno de ellos repite tarea. De todos ellos, Madrid y Barcelona cuentan con un papel estratégico. 

¿Qué se hace en Madrid? Según explica la compañía, la capital española es la encargada de establecer nexos en el sur de Europa. Los más de 100 ingenieros que trabajan en el Tech Hub de la compañía crean y diseñan nuevas funcionalidades y servicios para las cinco webs europeas de Amazon.

La compañía de Jeff Bezos tiene una tremenda ilusión en España. Por eso, recientemente, anunció que Barcelona sería la otra ciudad elegida para seguir con su plan estratégico en cuanto a innovación en nuestro país. La capital catalana es la tercera ciudad europea en la que Amazon instala un equipo de Machine Learning, después de Berlín y Cambridge. ¿Y qué se cuece dentro de las paredes del centro tecnológico? Básicamente, los ingenieros ponen todos los esfuerzos para extraer patrones automáticos a partir de base de datos con el fin de mejorar predicciones a gran escala y con una tremenda precisión.

Por ejemplo, solo con escuchar la voz del cliente, la inteligencia artificial detecta cuales son los productos que más se repite en el patrón de compra del usuario. 

En total, la compañía ha invertido en nuestro país unos 125 millones de euros (sin contar la inversión del nuevo centro logístico de Barcelona), tal y como se reflejan en las cuentas depositadas en el Registro Mercantil de la filial española. El año pasado la suma ascendió a los 77 millones de euros, mientras que hace dos, se quedó en 12. 

Amazon no teme al Brexit. Por eso, Reino Unido es la gran piedra angular de la innovación. El Centro de Desarrollo de Amazon, ubicado en Londres, alberga equipos de ingenieros de desarrollo de software, expertos en interfaces de usuario, analistas de datos y diseñadores gráficos que trabajan para crear nuevas tecnologías para el servicio Prime Video de Amazon, beneficiando a 100 millones de clientes Prime en todo el mundo.

Hay miles de modelos de Smart TV, consolas de videojuegos, o decodificadores en los que se ejecuta la aplicación Prime Video, y el trabajo realizado en Londres ayuda a asegurar que los clientes de todo el mundo tengan la misma experiencia de reproducción de vídeo de alta calidad independientemente del lugar en el que se encuentre y del dispositivo que utilicen.

A su vez, en países como Escocia, los equipos del Centro de Desarrollo de Amazon trabajan en nuevas tecnologías publicitarias para ayudar a los clientes a encontrar y descubrir sus productos preferidos y personalizar sus recomendaciones de compra, lo que beneficia a los clientes y empleados de Amazon en todo el mundo.  

Además, Berlín fue la elegida para ser la encargada de elevar a la máxima potencia la Inteligencia Artificial. Alemania también cuenta con el centro de investigación inaugurado recientemente en Tübingen, enfocado en tecnologías que permiten a los ordenadores comprender la causalidad, lo que ayuda a los sistemas de inteligencia artificial a predecir el comportamiento de los clientes y tomar decisiones automatizadas en respuesta a ello, por ejemplo, el orden de los resultados de búsqueda para mejorar su experiencia.