COMO LEONES:  Carlos Torres (BBVA) y Juan Arrizabalaga (Globalia)

COMO LEONES: Carlos Torres (BBVA) y Juan Arrizabalaga (Globalia)

Empresas El merodeador

COMO LEONES: Carlos Torres (BBVA) y Juan Arrizabalaga (Globalia)

Carlos Torres despeja las dudas sobre la protección de BBVA en torno a la crisis del turco Garanti

Carlos Torres ha optado por el ataque como arma de defensa ante las dudas que hay en el mercado sobre la posición de BBVA en Turquía, a través del turco Garanti. Un ataque que ha lanzado en dos vías: la primera, hablando con analistas, para explicarles cuál es la situación del banco, y para anunciarles también que ha aumentado de 150 a 200 puntos básicos la previsión de coste de riesgo crediticio -entendido como la dotación de provisiones entre crédito total- en Turquía para este año.

Además, el número dos del BBVA ha acudido al Congreso, en donde también ha querido zanjar el debate. Allí, en la comisión que investiga la crisis financiera, explicaba que el banco posee coberturas para proteger su exposición a la lira y que la depreciación de la moneda turca no afecte al banco, consecuencia de su inversión en el Garanti. 

Todo esto se traduce en que la exposición total de BBVA a Turquía es de algo más de 4.000 millones, la cifra en la que está valorada la participación. 

El paso adelante dado por Torres debería verse recompensado por el mercado en los próximos días, que mira con cautela a todas las noticias que llegan desde Turquía. Además, el BBBVA se ve afectado por la situación general del sistema financiero en España, que no pasa por sus mejores momentos. 

Sin duda, la actuación de Torres es el ejemplo de lo que el sistema financiero necesita para recuperar la confianza tras la crisis: transparencia, para que todos los actores implicados sepan perfectamente cuál es la situación para que puedan tomar sus decisiones. 

Globalia pone en manos de Juan Arrizabalaga el rumbo del grupo sin temer su inexperiencia en el sector turístico

Globalia ha dado esta semana un paso en firme para su futuro. Un año después de la salida de Pedro Serrahima, el grupo que preside Juan José Hidalgo recupera la figura ejecutiva del director general y elige a Juan Arrizabalaga para ocuparla.

Su desembarco en el gigante turístico español llega en un momento clave. Ahora que Globalia ha logrado dar la vuelta a sus resultados y que sus cifras retornen a negro, el grupo tiene que definir su estrategia para reducir su endeudamiento y sacar el mejor rendimiento posible a sus líneas de negocio.

Arrizabalaga será el encargado de definir esta hoja de ruta en la que, previsiblemente, Air Europa y los hoteles Be Live, los dos negocios que sirven de motor al grupo ahora mismo, tendrán un papel preponderante.

Y en ese mapa estratégico, el nuevo director general de Globalia deberá también buscar un rumbo para Halcón Viajes, la agencia del grupo que está costando algún que otro dolor de cabeza, y encontrar la forma de desbloquear los fondos atrapados en Venezuela, país sumido en una espiral de destrucción económica que parece no tener fin. Y uno de los objetivos marcados podría ser la esperada salida a Bolsa del grupo o, al menos, allanar el camino para que esto ocurra en el medio plazo.

Pero entre sus desafíos estará también lidiar con el carácter familiar de Globalia y servir de punto de equilibrio entre las posturas de los hijos de Hidalgo. Serrahima salió de Globalia de forma amistosa, pero ‘enfrentado’ al consejero delegado del grupo, Javier Hidalgo, por sus respectivas opiniones sobre lo que era mejor para el gigante turístico. Solo estuvo un año como director general.

El éxito que precede a Arrizabalaga al frente de Altadis, Toys R Us o Carrefour, será puesto a prueba ahora que ha sido elegido para llevar a buen puerto las metas de un grupo turístico sin tener experiencia en el sector.

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
Un usuario de VTC se baja en la Gran Vía.

Las VTC contra Fomento: viajes gratis en Uber y Cabify y manifestación de conductores

Siguiente