Pantallazo del juego de moda en los smartphones.

Pantallazo del juego de moda en los smartphones. Carlos R. Cózar

Empresas

Q12: el '50x15' que atrapa a miles de personas en su móvil a las 10 de la noche

Noticias relacionadas

Barcelona. 21:55. El que escribe estos párrafos se encuentra en la capital catalana para cubrir un evento de una famosa compañía de póker. A esa hora estoy con un amigo que conocí durante mi etapa de becario. Me ha invitado a la azotea de su empresa de marketing digital en pleno Paseo de Gràcia. Pedimos pizza para cenar mientras bebemos algunas cervezas junto a sus compañeros de trabajo.

A esa hora se escucha, “El **** pizzero no llega y son casi las diez. Va a empezar el Q12 y no voy a poder jugar por su culpa”. Entonces, a falta de poco más de un minuto para que el reloj dé las diez, todos sus ‘compis’ sacan el teléfono, se sientan en una silla y se desata un silencio propio de un velatorio. Para entonces, la encargada de recoger las pizzas abajo recibe la llamada fatídica del repartidor. No podrá jugar esta noche.

En mitad del silencio aparece en escena Juanjo de la Iglesia, ex presentador de programas como Caiga Quien Caiga. Sus comentarios se reverberan en la terraza ante la cantidad de teléfonos que irradian su voz. Él está esperando a que todos los usuarios se conecten, tomen acomodo y sigan al pie de la letra sus indicaciones.

Uno de los presentadores de Q12.

Uno de los presentadores de Q12. Carlos R. Cózar

El juego y la dinámica es de lo más básica. El presentador lanzará doce preguntas -una por una- y mis compañeros de noche irán avanzando si van acertando las cuestiones. Los jugadores tienen diez segundos para responder. Toda la lógica del mundo: se pretende que no dé tiempo a buscar las soluciones. “Si gana alguno de los que estamos paga la pizza y nos vamos de copas”, se escucha entre medias de pregunta y pregunta.

El premio, en efecto, no es para tirar cohetes y te permitirá invitar a tus amigos a una cena y poco más. Cada día se ponen ‘encima del smartphone’ 500 euros. El premio asciende a 2.000 los domingos. No está mal, me dije. Pero el tesoro no es individual. Si hay más de uno se repartirán las monedas. “Ayer (por aquel día) se lo llevaron 12”, me cuenta una de sus compañeras. ¿Y si no lo acierta nadie? Pues bote. Así hasta que se lo lleve alguien.

Nada. No hubo suerte. Cada uno de los que estuvimos en la azotea tuvimos que sacar algunos euros para pagar la cena. Esta escena, sea donde sea, se ha vuelto muy habitual. Cada vez son más los adeptos que a las diez de la noche dejan su rutina para centrarse en este juego que ya lleva más de 275.000 descargas y 62.000 usuarios. Impresiona, como apenas sin tener publicidad y con unos botes relativamente bajos, ha conseguido enganchar a tanta gente.

Cultura general

Las preguntas son de todo tipo. El día con el que me topé con el juego fueron diversas. Geografía, deporte, vida social o Historia. Eso sí, como es lógico las cuestiones van ganando en dificultad según uno se acerca al bote. Tras una introducción de la pregunta, de la Iglesia lanza: "¿Quién es el poderoso caballero del que hablaba Quevedo?", "Don Dinero", respondimos todos. 

q12

q12 Carlos R. Cózar

Este juego tiene sus raíces en Estados Unidos. No es cosa de España, pero se ha sabido adaptar a las mil maravillas. En el país americano existe desde hace poco más de un año, un juego que se llama HQ Trivia (propiedad de Vine). La fórmula es la misma. Alguien desde un plató hace las preguntas y se puede ganar dinero a una concreta hora del día.

El Q12 pertenece a una sociedad registrada en el año 2018 (Rooftop Development), el 11 de enero para ser exactos, y tiene un capital social de apenas 3.000 euros. El dueño es Carlos Alberto Alcántara. En sus pocos meses de vida, la fiebre que está generando el fenómeno esta aplicación es tal que muchos usuarios son de Sudamérica.

Es por eso, que el creador de la idea ya sopesa cruzar el charco hasta América Latina. Es más, el siguiente paso para abrir mercado es México con presentadores mexicanos y con preguntas enfocadas al país azteca. Todo un reto para una nueva fiebre digna del Pokémon Go.