Adam Tan, CEO del grupo HNA.

Adam Tan, CEO del grupo HNA.

Empresas

La falta de liquidez acelera la salida de una HNA incómoda en NH Hotels

Falta de sintonía con los socios, tribunales, necesidad de dinero... La combinación perfecta para la huida. 

Cinco años en NH Hotels parecen haber sido suficientes para el grupo chino HNA. Un período de tensiones en el seno del consejo de administración, procesos judiciales, inversión y poca rentabilidad que le han llevado a optar por retirarse. O al menos, estudiar su salida porque necesita efectivo. Una operación que llevaba semanas en boca de muchos, pero que no terminaba por concretarse.

Este viernes llegaba el pistoletazo de salida. Comunicaba a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que pone en revisión su posición en NH con intención de identificar "posibles compradores". Vamos, que cuelga el cartel de "se vende".

Ya lanzó una primera señal al mercado en noviembre. En aquel entonces se desprendía de un 1,14% de su participación bajo una contexto de "financiación interna".

Problemas financieros

Es cierto que sus problemas de caja no son un secreto. El conglomerado chino, que abarca desde aerolíneas a empresas del sector inmobiliario, arrastra una abultada deuda que contrajo en 2015 cuando realizó compras por más de 40.000 millones de dólares. La sociedad china adquirió entonces diversos edificios en grandes ciudades estadounidenses, hoteles y terrenos como la del antiguo aeropuerto de Hong Kong.

En estas circunstancias, el grupo anunciaba hace poco más de un mes anunciaba un proceso de desinversiones cercano a los 6.000 millones de dólares (unos 5.000 millones de euros) para tratar de paliar esta situación. Entre las participaciones con las que cuenta el grupo asiático hay acciones de Deutsche Bank y también del grupo hotelero Hilton, que ya ha anunciado que no están a la venta. El resto del conglomerado -como ha ocurrido con el grupo español- será sometido a revisión y venta si se considera oportuno.

Barceló, al quite

Nadie hizo caso. O al menos, no prestó especial atención a la salva de advertencia de noviembre. Quizá Barceló vio venir el panorama y puso encima de la mesa una operación interesante. Le ofreció a NH fusionarse, crear un coloso del turismo en España.

La acción de NH reaccionó positivamente, con un alza de casi un 20% entre noviembre y diciembre. Esto habría hecho, dicen fuentes de mercado, que HNA -que ostenta alrededor de un 29,34% a través de la sociedad Tangla Spain- habría aguantado las últimas semanas a la espera de ver el desenlace de esas conversaciones y comprobar si podía conseguir algo más de efectivo.

¿Cómo? Con la venta de unos títulos calentados por la posible operación. Pero NH se decantó por rechazar la fusión al considerar “insuficiente” la oferta de Barceló y, en respuesta, la mallorquina daba carpetazo a la operación. Poco más que esperar para tratar de sacar algo de tajada de una hotelera que se ha recuperado en los últimos años y apunta a lograr un Ebitda de casi 300 millones en el próximo bienio.

En esta sensible situación financiera, parece que se ha formado una tormenta perfecta sobre el grupo chino. A la asfixia económica derivada del cambio de política económica del Gobierno chino -que, a través del Banco Popular de China, ha dejado de financiar la salida al exterior de las empresas para centrarse en el mercado interior- se suma que el Gobierno de Estados Unidos ha dicho esta semana que no permitirá que invierta más en el país hasta que no transparente sus accionistas.

La debilitada relación con NH

El grupo inversor chino entró en NH en abril de 2013. Su participación inicial fue de un 20%, a través de una ampliación de capital, e inyectó a la hotelera más de 234 millones de euros. En noviembre de 2015 elevó su participación al 29,5% tras adquirir a Intesa Sanpaolo el 8,33% que ostentaba en la hotelera. Pero los problemas con el grupo español surgieron casi desde el principio.

HNA se lanzó a la compra de uno de sus competidores, la hotelera Carlson Rezidor. La intención del conglomerado era -en algún momento- fusionar ambas cadenas. Sin embargo, el consejo de NH tomó medidas preventivas y sacó a los cuatro miembros de HNA alegando conflicto de intereses.

La moción de censura la impulsó el fondo Oceanwood, el fondo británico que controla alrededor de un 12%, con el apoyo de Hesperia (9%) y el fondo Henderson. El movimiento de NH les llevó a los tribunales, que han acabado por dar la razón a los miembros del consejo frente a los chinos. Así que un motivo más para que HNA se replantee su salida de la compañía.

El papel de la española

¿Y qué opina NH de la decisión de vender de HNA? Como “sujeto pasivo en el mandato que HNA le ha dado a dos entidades para revisar su posición”, la hotelera ha declinado hacer declaraciones. “La compañía sigue concentrada en su plan estratégico”, han señalado a este periódico fuentes de NH.

La hotelera había mostrado su inquietud por el desconocimiento de las intenciones del grupo chino después de que hace un mes anunciara un importante proceso de desinversiones. Pero, según fuentes del mercado, su actitud es tranquila y confiada en su plan estratégico para los próximos años. “No he visto nerviosismo o muestras de debilidad en la hotelera”, señalan varias fuentes. Tampoco parece que al mercado le haya preocupado. La acción ha cerrado en verde, con un avance de 1,40% respecto a la sesión anterior, en 6,16 euros.

“El movimiento de HNA parece atender más a su estrategia. No es que NH no les esté aportando suficiente, parece más bien que no están cómodos en el accionariado de la hotelera y ahora que necesitan liquidez esta es una de sus opciones”, indica a EL ESPAÑOL Bruno Hallé, socio de la consultora Magma HC. “La falta de liquidez sería el motivo principal, por muy mal que se lleven ahora mismo (con el consejo de NH), son socios financieros”.

Opina igual Ivar Yuste, socio de PHG Hotels&Resorts. “Las restricciones que han sufrido los grupos chinos para sacar capital de su país han frenado las inversiones de estos grupos a nivel internacional”, afirma a este periódico.

Desde Renta4, Iván San Félix, agrega que la negativa de NH a una fusión con Barceló “podría haber acelerado” su decisión. “Si necesitas liquidez, es necesario vender. Y después de que Barceló dijera oficialmente que no iba a subir su oferta se han decidido”, agrega a este periódico.

El anuncio de HNA llega en un buen momento tanto desde el punto de vista del mercado como de la sólida posición de NH como empresa. “NH es una empresa muy atractiva, su negocio está funcionando muy bien y tiene unos objetivos en su plan de negocio que creo que son atractivos y alcanzables”, asegura San Félix. Su participación en NH estaría valorada en unos 630 millones de euros.

Por otra parte, la buena marcha del sector turístico español -con más de 83 millones de turistas internacionales visitando el país-, ha avivado el apetito por el mercado y se refleja en las cifras récord de inversión hotelera registradas en 2017.

En el último año se compraron un total de 182 hoteles -más de 28.800 habitaciones-, 35 establecimientos más que el año anterior, con una inversión de 3.907 millones de euros, según los datos de la consultora Irea. Y los inversores internacionales han sido los más activos, con un 69% de las operaciones y 2.379 millones invertidos en nuestro mercado.

Barceló y Meliá descartan ir a por NH

¿A quién le puede interesar este paquete en NH? Para los expertos suenan fondos internacionales o grandes cadenas internacionales. “Pero no descarto que Barceló vuelva a intentarlo en los próximos meses”, apunta Hallé. No opina igual San Félix: “Con un 30% no hacen mucho, les interesaría más tener el control y aprovecharse de las sinergias. No considero que vayan a optar por esta vía porque no tienen mucho que ganar”, considera. “Esta operación le interesaría más a un fondo inversor o a una entidad financiera”.

Después de dar calabazas a Barceló por considerar su oferta para una fusión “insuficiente”, NH ha reiterado en los últimos días que está abierta a estudiar potenciales compras. Por su parte, desde Barceló señalan que la operación con NH es “agua pasada”. “Hemos pasado página”, han afirmado a EL ESPAÑOL fuentes de la compañía descartando su interés en el cupo que ostenta HNA en NH.

Desde Meliá indican a este periódico que “de momento no hay fusiones en el rádar”. “Nos sentimos muy cómodos con un crecimiento planeado, con la incorporación de hoteles en gestión -donde la propiedad es de terceros o de fondos de inversión-, que no tienen marca o son independientes y podemos poner en valor con nuestras marcas y atributos”, agregan.

En tanto, para Accord, la operación estaría en línea con su estrategia. La francesa compró una participación de un 30% en la alemana 25hours Hotels el año pasado por la que pagó casi 36 millones de euros.

En opinión de Yuste, la salida del grupo chino abre la puerta de NH a un gran grupo hotelero internacional. “Sería la operación perfecta”, apunta, aunque descarta que pueda ser Accord, porque aunque tendría la capacidad para hacer la operación ya cuenta con activos en España y Portugal. “Es muy escrupuloso con la selección de las ubicaciones”, agrega. “Cualquier cadena anglosajona, como podría ser Hilton o Hyatt, pueden mirar con interés la oportunidad.

Hallé, de Magma HC, ve complicado que una cadena como Hilton se interese en una participación en una hotelera como NH. “El modelo de negocio de NH, sobre todo con contratos de alquiler que penaliza la cotización en Bolsa, hace complicada la combinación”, considera. “Accord, en cambio, comparte el modelo -de la propiedad hacia el alquiler-, con lo que podría ser, pero no le aporta casi nada, sus marcas son muy similares”.