Khabib Nurmagomédov cumplió su promesa de no volver a pelear después de perder a su padre por culpa de la pandemia de la Covid-19. Todavía tenía entonces una pelea pactada con Justin Gaethje y después el adiós. Un adiós que tomó por sorpresa a muchos e incluso Dana White ha trabajado duro para cambiar un desenlace que, por el momento, parece inamovible.

Noticias relacionadas

"Le prometí a mi madre que esta iba a ser mi última pelea. La semana que viene podrán decir que he ganado 29 combates, que soy el mejor de la historia en mi peso, el número uno del mundo en la libra por libra porque lo merezco", fueron las palabras de Khabib después de su última victoria, la que ponía su récord en la histórica marca de 29-0.

Desde el anuncio de su retirada se ha venido especulando con su posible regreso. Un paso atrás en su decisión que deseaba la afición y también el mismísimo Dana White. Pero fue el presidente de la UFC el que se tuvo que resignar y anunciar la decisión definitiva del de Sil'di: "Es 29-0. Él está cien por cien oficialmente retirado. Ha sido increíble verte trabajar, Khabib. Gracias por todo y disfruta de lo que viene a continuación, amigo mío".

Khabib Nurmagomédov, en rueda de prensa cuando estaba en activo en la UFC Reuters

También 'The Eagle' habló para despedirse: "Fue una buena cena con gente estupenda. Dana White, muchas gracias hermano y a todo el equipo de UFC por la oportunidad de probarme a mí mismo, ustedes han cambiado muchas vidas para siempre gracias a este deporte".

"Dana, nunca olvidaré tu actitud hacia mí. Mi padre no lo olvidó y mis hijos siempre te recordarán. Hoy ha habido una conversación entre hombres reales. También gracias a todo el equipo, a los socios y a todos los aficionados. Espero que acepten mi decisión y me comprendan", añadió el genial luchador ruso.

Ofertas en el retiro

La retirada no ha significado que el teléfono de Khabib Nurmagomédov haya dejado de sonar. De hecho, el mánager ruso Ali Abdelaziz ha reconocido dos ofertas para que 'The Eagle' vuelva a pelear y ambas de lo más importantes. De esas que batirían todo tipo de récords.

La más tentadora económicamente la que le puso el mismísimo Floyd Mayweather sobre la mesa: 100 millones de euros por un combate entre los últimos grandes dominadores del boxeo y de las MMA. El otro tentador sería Georges St-Pierre, con el que el propio Khabib lleva años queriendo enfrentarse.

El luchador ruso Khabib Nurmagomédov Reuters

La pelea con GSP, que en los últimos tiempos ha ido haciendo sus pinitos como actor en la factoría Marvel, no sería por ningún título de la UFC, pero tanto uno como otro llevan años buscándose y al fin se podría producir esa pelea entre las dos más grandes figuras, con permiso de Conor McGregor, de las artes marciales mixtas.

"A Khabib le ofrecieron 100 millones de dólares después de retirarse para pelear contra Floyd Mayweather. 100 millones. Puedes preguntarle a Floyd, puedes preguntarle a todo el mundo, y te dirán que Khabib dijo: 'No, estoy jubilado. Le dije a mi madre que me he retirado y voy a cumplir la promesa que le hice. Si mi madre me dice que pelee de nuevo, tal vez lo haga, pero ahora mismo me dijo que no pelee. Vengo de una cultura musulmana en la que respetamos mucho a nuestras madres. No podemos ir al cielo sin el permiso de nuestra madre", ha señalado Abdelaziz.

En la entrevista con Mike Tyson en Hotboxin', el mánager también ha hablado sobre la opción de pelear contra GSP: "Dos semanas atrás, o diez días atrás, Dana White me llamó. Él me dijo: 'Georges St-Pierre dijo que quería la pelea con Khabib, en un combate sin título en 74 kg'. De cierta forma, nosotros estábamos esperando por Georges. Yo le conozco y es mi amigo".

Khabib Nurmagomédov, luchador ruso de la UFC Reuters

"Estábamos esperando por él desde hace unos cuatro o cinco años. Ahora es cuando GSP dice: 'Khabib está retirado. Yo estoy retirado. ¿Qué tal pelear ahora con Khabib?", ha sentenciado. Sin embargo, y pese a lo seductor que suena para cualquier amante de los deportes de contacto cualquiera de las dos vías, parece que el regreso de Nuramgomédov se antoja muy complicado... al menos por el momento.

El ruso continúa entrenando como si estuviese en activo, pero no peleará más a no ser que se produzca algo: el visto bueno de su madre. Fue ella la que le pidió que lo dejase tras la muerte de su madre y Khabib, fiel a su fe musulmana, no cree en llevar algo a cabo sin el permiso de sus progenitores, en este caso de su madre, por lo que ella tiene la llave para se pueda volver a ver a 'The Eagle' en acción. De momento, seguirá con su retiro.

[Más información - Jiri Prochazka, un futuro campeón para la UFC: friki, estrella o el nuevo Conor McGregor]