La titular del Juzgado de lo Penal número 3 de Pamplona ha condenado a un total de 8 años y 3 meses de prisión al expelotari profesional Mikel Goñi y a otro procesado como autores de dos delitos de detención ilegal, un delito de amenazas condicionales y un delito de lesiones con instrumento peligroso.

Noticias relacionadas



La sentencia, que puede ser recurrida ante la Audiencia de Navarra, relata cómo sobre las 23:30 horas del 30 de noviembre de 2014, Mikel Goñi, acompañado del también acusado Jesús María Maya y una tercera persona no identificada, acudieron a un domicilio de Eugui y acusaron a un hombre de haber robado una plantación de marihuana de una vivienda que había alquilado el pelotari navarro.



Los acusados ataron las manos del hombre con una cuerda, lo subieron a un vehículo y lo trasladaron a un descampado cercano al río en Elizondo, donde le propinaron numerosos golpes y le retuvieron hasta las 3:00 horas del 2 de diciembre.



En esa fecha, los acusados también amenazaron de muerte a otra persona, a la que exigían el pago de 10.000 euros y a la que clavaron un destornillador en un dedo y le hicieron un corte con una navaja en una mano, hasta que obtuvieron la entrega de ese dinero.



Por estos hechos, se condena a Mikel Goñi y a Jesús María Maya a la pena de veinticinco meses de prisión por cada uno de los dos delitos de detención ilegal y otros veinticinco meses por el delito de amenazas condicionales y a la pena de veinticuatro meses de prisión por el delito de lesiones.



Asimismo, ambos deberán indemnizar conjunta y solidariamente a la segunda de las víctimas en 10.000 euros por la cantidad obtenida y en 420 euros por la lesiones causadas y 900 por las secuelas conforme al informe forense.