Alcañiz

Tenía esta fecha marcada en rojo en el calendario en un circuito en el que ha ganado los dos últimos años y en el que desde el jueves dispone de una curva que lleva su nombre. A Marc Márquez le ha podido más el corazón que la cabeza y ha protagonizado un final de carrera palpitante con Andrea Dovizioso en un carrusel de adelantamientos al que se ha sumado Andrea Iannone. El líder de MotoGP se ha impuesto sobre sus rivales y ha sumado su sexta victoria de la temporada –la número 41 en la clase reina- en MotorLand. Un triunfo que le hace incrementar su ventaja al frente de la clasificación general a 72 puntos sobre el piloto italiano de Ducati y rozar su quinto título de campeón del mundo de MotoGP. Si Márquez queda por delante de Dovizioso en el nuevo circuito Chang de Buriram (Tailandia), dispondrá de su primera oportunidad para atrapar el cetro de campeón en el Gran Premio de Japón, el próximo 21 de octubre.

Noticias relacionadas

El piloto del equipo Repsol Honda ya arriesgó antes del inicio de la carrera, cuando decidió montar un neumático blando en el tren trasero. Mantuvo la tercera posición al inicio de la carrera mientras Jorge Lorenzo, que partía desde la pole, se fue al suelo en la primera curva. El piloto español de Ducati tuvo que pasar por el centro médico del circuito de MotorLand Aragón, donde le diagnosticaron una fractura en el dedo gordo del pie derecho.

Dovizioso tomó el mando de la carrera mientras Márquez superaba a Iannone y se dedicaba a pilotar con suavidad para conservar los neumáticos. El piloto italiano de Ducati fue el que llevó la batuta hasta que Márquez se desató cuando restaban nueve giros para el final y superó a su rival en la curva 12, un rápido curvone de izquierdas. Dos vueltas después, Dovizioso le devolvió el adelantamiento.

La guerra se había desatado entre ambos contendientes, pero Iannone apareció como improvisado rival en un adelantamiento en el que los tres llegaron a estar en paralelo.

El ataque final de Márquez llegó a falta de dos vueltas para el final, cuando en la primera curva sorprendió a un rival que ya no tenía más munición que lanzar.