Peligrosísimo accidente el que se produjo pasada la mitad de la carrera en Azerbaiyán. Lance Stroll estrelló su Aston Martin en la recta principal del trazado azerí cuando se había superado la mitad del Gran Premio. El piloto canadiense perdió el control de su coche en la larga zona del circuito después de que una de sus ruedas duras, las mismas con las que salió y que seguía llevando al haber pasado más de 30 vueltas, sufrió un pinchazo.

Noticias relacionadas

Esto provocó muchas dudas en los pilotos y en los equipos, que habían cambiado ruedas a ese mismo compuesto al principio de la carrera con la intención de ir hasta el final. El pinchazo se produjo por el hecho de que estaban desgastadas en exceso. El riesgo de que esto volviera a suceder, teniendo en cuenta que es la estrategia de los líderes de la carrera, ponía a todos en alerta y con la incertidumbre de qué sucedería si seguían con las mismas.

De hecho, algunos pilotos de la parte de atrás entraron a cambiar las ruedas. Fernando Alonso fue el primero en hacerlo y puso neumáticos blandos. Eso hizo que cuando se relanzó la carrera, pudo recuperar algunas posiciones. Giovinazzi fue otro que entró a cambiar, pero, en su caso, puso duros. Estos pilotos serían bastante rápidos en la resalida. Aunque el gran beneficiado fue un Sebastian Vettel que se puso cuarto.

Su compañero de equipo pudo salir del monoplaza de una pieza. Stroll no sufrió ningún daño en este tremendo accidente que sufrió el canadiense. Su carrera era ir a contracorriente, pero la ambición le hizo perder el control de su coche. Mala fortuna para el de Aston Martin que no ha podido terminar este Gran Premio, en contraposición con la gran carrera que ha hecho su compañero de equipo.

Lance Stroll, durante su accidente en Azerbaiyán

[Más información: Rosberg, el jefe que sigue ganando a Hamilton fuera de la pista: así domina la espectacular Extreme E]