A sus 57 años, Carlos Sainz (Mini) sigue dando lecciones de pilotaje en el Dakar. El doble campeón del mundo de raids (1990 y 1992) con Toyota es líder de la clasificación general y este jueves cosechó su segunda victoria de la cita que se está celebrando estos días en Arabia Saudí. Sin embargo, la exigencia está siendo importante. 

Noticias relacionadas

Sainz afirmó este jueves que el ritmo de la carrera "es alto y en algún momento va a pasar algo". "Pero no sé a quién (le pasará)", dijo Carlos al término de la quinta etapa donde en la general acabó con casi 6 minutos de ventaja sobre Nasser Al Attiyah (Toyota) y casi 18 minutos sobre el francés Stéphane Peterhansel (Mini).

El madrileño prefirió mantenerse "súper cauto" sobre el hecho de liderar la general "porque las diferencias son mínimas, no solo con Nasser sino con Stéphane".

De momento Sainz advirtió que la victoria de etapa le obligará a ser el primer coche en salir a la siguiente etapa "y está claro que abrir (pista) no es lo ideal", pues de sus huellas podrán beneficiarse sus perseguidores.

Nueva superficie en la sexta etapa

Por ello, anticipó que en cuanto vea a Al Attiyah por el retrovisor lo dejará pasar y se pegará a su rueda, para intentar que le recorte el mínimo tiempo posible. En esa sexta etapa, que se disputará este viernes entre Hail y la capital Riad, la caravana del Dakar pisará arena de principio a fin, una superficie que hasta ahora apenas habían tocado tras cuatro días sobre caminos duros y de roca.

Carlos Sainz, en la cuarta etapa del Rally Dakar EFE

Sobre su segunda etapa ganada, que se disputó entre Al Ula y Hail, con 353 kilómetros cronometrados, Sainz contó que sufrió al inicio un pinchazo, pero que luego recuperó tiempo y llegó a adelantar a Al Attiyah.

Sin embargo, en los últimos metros dudó junto a su copiloto Lucas Cruz del rumbo a seguir, y en ese momento Al Attiyah le alcanzó y le sobrepasó, pero al final el madrileño llegó a la meta de la jornada solo tres segundos por detrás del catarí.

El piloto volvió a destacar la labor de Cruz que, como en la etapa que también ganó Sainz el martes, el "roadbook" (hoja de ruta) se entregó media hora antes de la salida, sin posibilidad de estudiarlo con detenimiento.

[Más información: Sainz gana la quinta etapa del Dakar y afianza su liderato; Alonso, séptimo]