Desde que en 1991 el Gran Premio de España cambiara el circuito de Jerez por Montmeló, la cita automovilística no ha fallado ningún año en el trazado catalán. El GP de España cuenta con un hueco en el calendario de forma ininterrumpida desde 1986, algo que puede tener fecha final.

Noticias relacionadas

Montmeló finaliza contrato esta temporada con el Gran Circo de la Fórmula 1 y los propietarios y Liberty Media aún no han llegado a un acuerdo para que el 50º Gran Premio de España se dispute en el trazado catalán en 2020.

El motivo que puede acabar con la tradición del GP de España en la Fórmula 1 no es otro que el dinero. Liberty Media cuenta con nuevas propuestas de circuitos que quieren entrar en el campeonato y que están dispuestos a pagar el alto canon que los organizadores de la F1 exigen cada año, además de los gastos de organización (seguridad, tráfico, limpieza, alquiler de la pista, etc) que también los tiene que asumir la sede del Gran Premio.

¿Quién paga la F1?

Montmeló paga anualmente unos 24 millones de euros en concepto de canon a la FOM (Formula One Management) para que el GP de España se dispute en su circuito. El trazado cuenta con la ayuda de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona que este año aportan 7,5 y 1,5 millones de euros.

La empresa que gestiona el Circuit es en un 78% propiedad de la Generalidad de Cataluña, algo que ha servido para que en determinados años el gobierno autonómico, ahora presidido por Quim Torra, haya tenido que inyectar algo más de 14 millones de euros entre 2016 y 2018 que compensaran las pérdidas.

Quim Torra, presidente de la Generalitat de Cataluña. Efe

Quim Torra y el presidente del Circuit, Vincenç Aguilera, se reunieron a finales de Marzo con Chase Carey, CEO de la Fórmula 1, en un encuentro que tenía por objetivo poner las bases del nuevo acuerdo a partir de 2020. Más de un mes después, el acuerdo sigue sin firmarse la posición de la Generalidad sigue firme: "Sí a la F1 pero no a cualquier precio". 

Los problemas de financiación no solo vienen de parte del Gobierno de Torra. El Ayuntamiento de Barcelona lleva tres años recortando la aportación que hace al gran premio y que permite, entre otras cosas, que el trazado sea denominado Circuit de Barcelona-Catalunya.

El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, anunció hace unas semanas la intención del consistorio de dejar de subvencionar el Circuit por un "posible fraude" en la gestión de la instalación.

Pisarello hizo este anuncio en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter: "En 2015 anunciamos que era necesario priorizar la inversión pública en Barcelona y que retirábamos progresivamente las ayudas al Circuito de Montmeló". "Ante el posible fraude, paramos la aportación de 2019. Ni un euro público más hasta que no se aclaren los hechos", escribió el concejal en redes sociales.

Recta del circuito de Montmeló.

La realidad es en 2017 que la alcaldesa Ada Colau firmó un convenio decreciente de tres años: de 3 millones de euros en aquel ejercicio, a 2,5 en el 2018 y 1,5 millones para este 2019, año en el que se acababa el acuerdo para el gran premio. De confirmarse que la posición del Ayuntamiento sigue firme en no aportar dinero para el gran premio haría casi imposible que este se disputara en 2020.

Muchos pretendientes

Uno de los grandes problemas de Montmeló es la situación de la Fórmula 1 hoy en día. La llegada de Liberty Media ha impulsado la idea de incrementar los grandes premios que se disputan cada año y además buscan llevar la F1 a nuevos mercados.

Arabia Saudí habría puesto sobre la mesa 50 millones de euros al año para que la F1 se disputara en el circuito urbano de Riyadh en el que ya corren los monoplazas de la Fórmula E. El país árabe no es el único. Vietnam ya ha cerrado su incorporación para el calendario de la próxima temporada con un increíble nuevo trazado urbano.

Aunque la gran amenaza para Barcelona está en Europa. El trazado de holandés de Zandvoort lleva tiempo reuniendo fondos para asumir la renovación interna que necesitarían para albergar un gran premio. El fenómeno Max Verstappen ha devuelto la fiebre por la F1 a Holanda y si Zandvoort no logra cumplir con los requisitos de la FOM los organizadores del GP de Holanda estudian proponer Assen u otros circuitos dentro de sus fronteras para disputar la carrera.

[Más información: Arabia Saudí ofrece 53 millones para albergar un Gran Premio de Fórmula 1]