Queda un mes para que el Gran Circo de la Fórmula 1 encienda los motores y eche a rodar una temporada más. De nuevo Australia y el circuito de Albert Park albergarán la primera carrera de la temporada, un Gran Premio que para los más nostálgicos será especial puesto que tras 16 temporadas con Fernando Alonso sobre la pista, el asturiano verá la competición a través de la televisión.

Noticias relacionadas

A la espera de llegar al otro lado del mundo, la actividad de todas las escuderías se trasladará las dos próximas semanas a Barcelona. El Circuito de Montmeló ha vuelto a ser el elegido para las ocho jornadas de test invernales repartidas entre los días 18 de febrero y el 1 de marzo.

Las diez escuderías han aprovechado esta semana para presentar sus armas. El nuevo reglamento aerodinámico no cambia visualmente demasiado el diseño de los coches pero ha dado más de un quebradero de cabeza a más de un equipo.

Recta de meta de Montmeló vista desde atrás. Mark Thompson Getty Images

Renault, Williams, Haas o Racing Point son solo algunos de los que más problemas están teniendo para poner sus coches sobre la pista, es por ello que aún sólo han mostrado imágenes de estudio de sus monoplazas en lugar de las clásicas filmaciones sobre la pista que han mostrado el resto de escuderías.

"Tenemos un programa de desarrollo muy agresivo", aseguraba Claire Williams. "Es por eso que estamos renunciando al día del rodaje para aprovechar al máximo el tiempo que tenemos antes de Barcelona", finalizaba. "Queríamos trabajar en el túnel de viento el mayor tiempo posible. Estamos realmente en el límite en términos de tiempo. Tal vez un poco demasiado", explica por su parte Cyril Abiteboul, jefe del equipo Renault.

Por su parte Racing Point, la antigua Force India, ha matizado su participación en los test de Barcelona: "Estaremos allí, pero no garantizamos que estemos en la pista el lunes. Nuestra preparación está lejos de terminar", dijo el jefe técnico Andy Green.

McLaren, ante su prueba de fuego

Desde su alianza con Honda, McLaren ha completado cuatro temporadas para el olvido, tres con los motores nipones y la última motorizados por Renault. Los problemas de diseño tuvieron que acabar siendo reconocidos por los altos mandos de la escudería británica el año pasado.

Para este 2019, los de Woking presentan una alineación renovada con Carlos Sainz y Lando Norris al volante de los dos McLaren. Quien no cambia es Zak Brown. El mandamás del equipo sigue una temporada más al frente, aunque con muchos cambios entre los responsables de las distintas áreas de la escudería.

McLaren debe demostrar en los test de Barcelona que por fin ha dado el paso adelante que tanto tiempo lleva intentando. El renovado diseño del coche recién salido de los hornos de Woking muestra muchos matices de un monoplaza más trabajado aerodinámicamente, aunque está por ver si funciona sobre la pista

El color papaya sigue siendo la insignia de McLaren, aunque esta temporada gana presencia un azul que para muchos da un look muy parecido al Renault con el que Fernando Alonso hizo historia en 2005.

Mercedes, Ferrari y la incógnita Red Bull, bajo la lupa

A falta de ver rodar a los nuevos monoplazas este lunes sobre el circuito de Montmeló, se esperan pocos cambios con respecto a las temporadas pasadas. Mercedes y Ferrari están llamados a repetir el duopolio de los últimos años, aunque los italianos llevan trabajando duro todo el invierno para, por fin, dar la vuelta a los resultados y ser ellos los que se lleven el título mundial.

El AMG F1 W10 será el nuevo monoplaza aunque el diseño no ha sufrido más cambios que los obligados por el cambio del reglamento aerodinámico. Debido a la nueva normativa, han tenido que ser modificado el diseño de parte como los alerones delantero, trasero, o los laterales y además se ha introducido de un morro más afilado, lo que lo diferencian al nuevo monoplaza respecto a su predecesor.

En esta temporada, Hamilton buscará su sexto título mundial siendo la tercera consecutiva desde la temporada 2017. Además podría superar a Nico Rosberg como el piloto con más grandes premios con la escudería alemana (136).

Por su parte, Ferrari ha sido el último en mostrar sus armas. Ha presentado el nuevo coche este viernes. El SF90, el diseño del nuevo monoplaza con el que competirán el alemán Sebastian Vettel y el monegasco Charles Leclerc demuestra el intenso trabajo durante todo el invierno del equipo italiano.

El nuevo bólido, llamado SF90 en honor al 90 aniversario del nacimiento de la escudería Ferrari, destaca por su color rojo opaco, una novedad con respecto al rojo brillante visto en los años pasados.

"El color opaco es espléndido. Empezamos el desarrollo en 2018 y esto no es una revolución, sino una evolución de los monoplazas precedentes", dijo Mattia Binotto, nuevo director del equipo, que sustituyó el pasado enero a Maurizio Arrivabene.

La gran alternativa a los dos equipos llamados a estar en la cabeza será un año más Red Bull, aunque la escudería austríaca estrena su alianza con Honda. La adaptación del diseño de Adrian Newey a los motores de la marca nipona será clave en los resultados a lo largo de la temporada.

El monoplaza se ha dejado ver por primera vez en el circuito británico de Silverstone, donde Max Verstappen y Pierre Gasly, los dos pilotos oficiales del equipo, se han puesto a los mandos antes de los primeros test oficiales esta próxima semana en Barcelona.

Verstappen tratará de devolver a Red Bull a la senda del triunfo que la marca austríaca sostuvo con el alemán Sebastian Vettel.

[Más información: Los planes de Alonso para ayudar a Carlos Sainz en su aventura en McLaren]