Desde que llegara al Mundial de Moto GP en 2013, Marc Márquez ha marcado una época. Cinco temporadas, cuatro títulos y un duelo con los que antes fueron sus ídolos, en especial con Valentino Rossi. Varios duelos sobre la pista dieron pie a polémicas que trascendieron el asfalto.

Noticias relacionadas

A pesar de todo, Márquez reconoce en una entrevista en el Corriere della Sera que admira mucho al piloto italiano y tiende la mano para una reconciliación." No depende de mi. Después de 2015 lo habíamos resuelto. En argentina pasó ese problema en carrera, le he pedido perdón y también he sido penalizado. ¿Qué mas tengo que hacer?", asegura el de Cervera.

Para el piloto de Honda, Rossi fue uno de los ejemplos a seguir durante su carrera hacia el máximo escalafón del motociclismo mundial. "Yo me pregunto cómo lo hace. Porque el físico se puede entrenar pero la cabeza, las motivaciones y la capacidad de gestionar las carreras, medios de comunicación, presiones, eso no se entrena. Es una locura", explica.

Compartir box con Jorge Lorenzo

Por primera vez desde que llegó al equipo HRC en 2013, Márquez no tendrá de compañero en el box a Dani Pedrosa. El que ha sido su compañero de garage todos estos años se retira y la firma nipona ha depositado su confianza en otro piloto español: Jorge Lorenzo.

Sobre el piloto de Sabadell, Márquez sólo guarda buenas palabras, "su retirada me disgusta mucho ha sido un héroe para nosotros, los niños españoles que empezábamos. Le ha perjudicado el físico", asegura.

En cuanto a su nuevo compañero y las polémicas pasadas con Lorenzo, Márquez descarta tensiones. "Para nada. Uno muy fuerte, con tu misma moto, aclara muchas cosas. Quien pierde no tiene excusas. Y además, todo deportista quiere ganar a los más fuertes. Estoy contento de que llegue. A ningún grande le gusta ganar fácil", afirma.