Agustí Benedito, excandidato a la presidencia del FC Barcelona tanto en las elecciones de 2010 como en las de 2015, ha presentado una moción de censura contra el actual presidente del club, Josep Maria Bartomeu. El empresario catalán ha anunciado su medida este jueves por la mañana ante la que considera "la peor crisis institucional" de la historia de la entidad azulgrana.

Noticias relacionadas

El pacto al que Bartomeu llegó con la Fiscalía a raíz de los dos delitos fiscales relacionados con el fichaje de Neymar es uno de los motivos de la decisión de Benedito. Para que su intento de derrocar al actual máximo dirigente del Barça salga adelante, necesita al menos 15.000 firmas. Sólo así saldrá adelante la moción.

Benedito tiene difícil poder iniciar el proceso en junio, a la par que conseguir el número de firmas necesario para que la medida prospere. No se daba una situación así en Can Barça desde 2008, cuando el socio Oriol Giralt intentó derrocar a Joan Laporta y su directiva. Necesitaba el 66% de sufragios positivos y sólo alcanzó un 60,60%. 

Como ya dijo hace unos días en declaraciones a Esports COPE , Benedito considera que Bartomeu y su Junta Directiva están poniendo al Barça en una situación de "máxima inestabilidad". "Si la masa social está por hacer una moción de censura, pueden contar conmigo. La situación es muy grave. Lo de hace 19 años, cuando yo estuve promoviendo la moción de censura con otros barcelonistas, era un juego de niños al lado de esto", añadió también refiriéndose a la acción protagonizada por Laporta contra Josep Lluís Núñez.

"Nunca como ahora una moción de censura es tan merecida y justificada. Justo un año antes ya dije que debía dimitir de forma inmediata por un hecho gravísimo, el pacto con la Fiscalía para salvarse él y su amigo (Sandro) Rosell, condenando al Barça. Siguen acumulando méritos", continuó, hablando de que "un sentir mayoritario del barcelonismo" reclama la dimisión de Bartomeu.

"Creo que finalmente deberán dimitir porque no pueden seguir haciendo tanto daño al Barça, y si se aferran serán los socios los que deberán hacer una moción de censura y provocar elecciones", sentenció entonces Benedito. Al final, su advertencia ha acabado cumpliéndose.