Con un Mundial de Clubes y el Balón de Oro de Cristiano Ronaldo, el Real Madrid acabó un 2016 brillante, de sobresaliente, en el que además ganó una Champions, una Supercopa de Europa, es líder sólido en Liga... Pero el fútbol, como en tantas otras cosas en la vida, lo que se hizo ayer no influye en el mañana. Que el Madrid ganara la Champions en 2016 no asegura ganarla en 2017 ni que el año anterior fuera exitoso asegura que el siguiente lo vaya a ser. Es por ello que en el Madrid ya planifican el 2017, un año menos exigente para sus jugadores que los anteriores al no tener ni Mundial ni Eurocopa ni Copa América ni Juegos Olímpicos.

Noticias relacionadas

Lógicamente, para el año que entra, el gran reto del club blanco es el de alcanzar, como mínimo, el mismo número de títulos que el anterior, conseguir la Liga que tanto se le resiste a los blancos en el siglo XXI y, especialmente este año, no repetir los clamorosos errores de 2015, cuando venían de una situación muy similar a la actual: la preparación física, el nivel competitivo y un mayor compromiso en entrenamientos y en partidos se presenta básico. Si el Madrid corrige eso, tendrá mucho ganado, ya que su situación actual es idílica. Líder de una Liga en la que todavía no ha perdido, donde le saca tres puntos al Barcelona (aunque los blancos tienen un partido menos), cuatro al Sevilla, nueve al Atlético de Madrid... Además, en febrero y marzo tienen un cruce no muy difícil en octavos de Champions ante el Nápoles italiano y lo más difícil de lo que conocen ya podría ser a lo que se pueden enfrentar es en el inicio de año, donde tiene la Copa del Rey ante el Sevilla, ante el que también se enfrentará en Liga.

Renovación de Pepe o apuesta por Vallejo

Pero al margen de lo que es el día a día y su participación deportiva, uno de los retos a los que se enfrenta el Madrid es la continuidad de Pepe, el único jugador que termina contrato en 2017. Y difícil se antoja su renovación por tres principales razones: el dinero chino llama a la puerta del central portugués, se podría considerar que ya ha cumplido un ciclo (exitoso) en el Real Madrid y, en caso de no quererse ya 'retirar' en China, puede probar otras Ligas.

Sabedor de la sanción que tenia (finalmente quitada por el TAS, aunque todavía este mercado de invierno no podrá fichar), el Madrid ató a todos sus jugadores, excepto Pepe. El portugués, que este nuevo año cumplirá una década en el club, es el único de toda la plantilla que finaliza contrato en 2017, por lo que desde este 1 de enero podrá negociar con cualquier otro equipo libremente y en caso de no renovar, saldría a coste cero en verano. Es por ello que su ampliación de contrato es el único dilema que puede tener el Real Madrid en cuanto a planificación de su plantilla se refiere. Su marcha, sin ser un drama, si trastoca la defensa, ya que Pepe viene siendo titular en los últimos tiempos. Las miradas se van claramente a Jesús Vallejo, el talento que el Madrid fichó del Zaragoza hace año y medio del Zaragoza, que cedió la pasada temporada al club maño e hizo lo propio este año con el Eintracht de Frankfurt. "Si un día fiché por el Madrid es para jugar allí", comentaba el central maño a EL ESPAÑOL en una entrevista. Si Pepe se va, su llegada se aceleraría.

La duda inmediata es si el cambio tan radical entre un defensa tan experimentado como Pepe a un jovencísimo central (el día 5 de enero Vallejo cumple 20 años) es tan positivo como pueda parecer. La defensa puede ser una de las líneas del equipo en el que más se requiera experiencia y quizá la pareja Ramos - Vallejo pueda tener un punto de descompensación. Una de las opciones más viables puede ser la de un año más con Pepe, sin olvidar a Varane, y dejar esa misma temporada a Vallejo en otro club europeo, a poder ser de nivel, para que pueda seguir madurando. Eso sí, también hay un espejo en el que mirarse, que es el de Carvajal. Con 21 años se fue también a Alemania (Bayer Leverkusen) y solo necesitó un año para demostrar que podía regresar a casa. En su caso no estaba cedido, sino con opción de recompra. Desde entonces el lateral de Leganés es titular en el Madrid con tres entrenadores diferentes.

Gusto de Zidane por mantener el bloque

Sea o no por la sanción que tenía del TAS, Zidane no quiso mover ni un punto (sólo una coma con la incorporación de Morata) del equipo que fue campeón de Europa. Si el técnico francés siguiera con esa idea, debería presionar tanto a la institución como al jugador para que Pepe renovara, ya que el portugués ha sido titular siempre que ha estado disponible. Pepe, a dos meses de cumplir los 34 (es el jugador más viejo de la plantilla), quería quedarse asegurándose dos temporadas más, pero desde el club le ofrecían ir renovando de temporada en temporada, contando desde la segunda a partir de este verano los partidos jugados para la ampliación de su vinculación con el Real Madrid. Sin acuerdo, y con los chinos amenazando con pagar el doble, el acuerdo se presenta casi imposible a estas alturas de la película. 

Ante este dilema, preparado ya está el otro producto 'alemán' del Madrid. Vallejo sigue los pasos de Carvajal y demuestra el gusto que tiene el club blanco por mandar a Alemania a los que después pueden ser los pilares de su equipo. No hay que olvidar que también anda en el país germano, en el Wolfsburgo, Borja Mayoral, que no está teniendo la misma suerte, y que llegó a ser la esperanza en el ataque cuando el Madrid deambulaba en el inicio de este 2016 que acaba. Y finaliza el año sin resolver el único quebradero de cabeza que pueden tener en las oficinas de Chamartín: la renovación del que ha sido su central en la última década.