El fútbol venezolano tuvo su particular homenaje hacia los muertos en las protestas antigubernamentales de Caracas este domingo. A pesar de que el árbitro no lo aprobó, los jugadores de Deportivo Lara y Deportivo Anzoátegui decidieron llevar a cabo un minuto de silencio nada más producirse el pitido inicial. Fue una acción totalmente espontánea: la Federación Venezolana de Fútbol tampoco había autorizado el gesto.

Noticias relacionadas

Fueron los 22 futbolistas presentes en el terreno de juego quienes llevaron la cuenta del tiempo que el partido debía estar detenido, ante la atónita mirada del colegiado. Cuando se alcanzaron los 60 segundos de parón, se hicieron señas entre ellos y empezaron a disputar el balón.

Uno de los líderes del Deportivo Lara, Ricardo Andreutti, utilizó su cuenta en Twitter para citar a Martin Luther King y, de alguna manera, explicar el porqué de la acción: "Llega entonces un momento en que uno debe posicionarse ante algo que no carece de peligro, que no es política, ni popular, sino que debe hacerlo porque su conciencia le dice que es justo".

El partido terminó con victoria del Deportivo Anzoátegui (0-2), pero eso fue lo de menos. El triunfo del encuentro recayó en el pequeño gesto de su comienzo, que se ha ganado el aplauso de la mayor parte de Venezuela.