Cuando Carlo Ancelotti te llama a filas por primera vez, probablemente lo último que se te ocurra es que debutarás en el próximo partido, que compartirás centro del campo con Arturo Vidal, Xabi Alonso y compañía, que marcarás el gol de la victoria para el Bayern... Aunque quizás se te pase ligeramente por la cabeza. Y más cuando, tras tres convocatorias en las que no llegas a saltar al césped, en la cuarta se te presenta la oportunidad de hacerlo en el Santiago Bernabéu en la vuelta de cuartos de Champions. Quizás ahí empieces a soñar.

Noticias relacionadas

Es el cuento de hadas particular que vivirá este martes Nicolas Feldhahn, un centrocampista reconvertido a central que se ha sumado a la expedición del Bayern para tratar de obrar el milagro de la remontada ante el Real Madrid. Con Javi Martínez sancionado tras ser expulsado en la ida en el Allianz, Mats Hummels de baja y Jerome Boateng entre algodones, 'Carletto' probablemente desplazará a David Alaba desde el lateral para que forme pareja en el centro de la zaga con Joshua Kimmich, otro versátil mediocentro reconvertido. Sin embargo, si se produjese algún percance en esta defensa de circunstancias, a Ancelotti le faltaba una opción de recambio, que este martes será Feldhahn.

Ya estuvo a punto de hacerlo el pasado fin de semana ante el Bayer en Leverkusen por culpa de la plaga de lesiones que trae de cabeza a Ancelotti. Sin embargo, el 0-0 en el marcador hizo que el italiano prefiriese escoger a Philipp Lahm para sustituir a Javi Martínez en el minuto 72. Antes esta misma temporada, también estuvo en el banquillo ante el Carl Zeiss Jena en la primera ronda de Copa y ante el Borussia Dortmund en la Supercopa Alemana.

Un modelo distinto de equipos reserva en Alemania

En Europa, los equipos reservas suelen jugar un papel bastante diferente al que estamos acostumbrados a ver en España. Por ejemplo, en Inglaterra no participan en las mismas competiciones profesionales de los clubes matriz, sino que lo hacen en una liga de desarrollo (sub-21) en la que pueden participar jugadores senior que vuelvan de una lesión. Así, si Paul Pogba tuviese que volver a entrenarse tras varios de meses de baja -y no hubiese un partido trascendental en el calendario-, lo normal es que Jose Mourinho le hiciese coger ritmo con el equipo B del Manchester United durante uno o dos partidos.

Algo similar ocurre en Alemania, donde los reservas sí compiten en las categorías profesionales contra otros equipos -como sucede en España- y no hay límite de edad para inscribirse. Quizás por eso, así como por su papel de 'sala de rehabilitación' para lesionados de larga recuperación, equipos como el Bayern II pueden suponer tanto el escalón perfecto para las jóvenes promesas antes de llegar al primer equipo como un club con identidad propia en el que jugadores más veteranos puedan hacer carrera.

En su mayoría, el Bayern II está compuesto por jugadores entre los 18 y los 23 años y, gracias a su buena situación deportiva -oscilando entre la tercera y cuarta divisiones de Alemania, bastante más competitivas que las Segunda B o la Tercera españolas-, puede permitirse una plantilla amplia, prácticamente autónoma, que aporte a jugadores competitivos -independientemente de su edad- al primer equipo cuando haya una emergencia. Incluso si es ante el Real Madrid en la vuelta de cuartos de la Champions League.