La Audiencia Provincial ha puesto el punto final a la guerra de los horarios que han venido disputando en las últimas temporadas LaLiga y la Real Federación Española de Fútbol. Este lunes ha enviado a las dos partes la sentencia del caso que se abrió después de que la patronal de los clubes profesionales recurriera el primer auto del Mercantil. La batalla que han venido disputando Javier Tebas y Luis Rubiales ha vivido en el día de hoy la victoria del primero sobre el segundo.

Noticias relacionadas

Un claro varapalo es lo que ha recibido la RFEF después de que le hayan dado la razón a LaLiga, que ya venía programando encuentros en estas fechas tras la intervención del CSDIrene Lozano decidió intervenir ante la falta de acuerdo y de consonancia entre las dos partes y permitió la existencia de encuentros en todos los viernes y en 20 lunes del calendario en el mes de octubre de 2020. El cambio de presidencia en el Consejo con la llegada de José Manuel Franco no ha variado esta circunstancia que ahora se ve refrendada en la justicia.

Además, esa pretensión que tenía la RFEF por obtener un beneficio económico con esta guerra ha acabado sin éxito. Durante el inicio de La Liga 2020/2021 se vivió una situación caótica con cambios de horarios entre semana para evitar partidos los viernes y los lunes. La Federación ha forzado la situación hasta el límite, pero finalmente se ha llevado un varapalo en la justicia que les obligará a no tener voz ni voto en este asunto.

Luis Rubiales y Javier Tebas, durante un acto en 2013 Europa Press

A pesar de que en un primer lugar el Mercantil les daba la razón, la institución presidida por Luis Rubiales tendrá que aceptar que no podrá inmiscuirse en temas de horarios ya que esa cuestión le corresponde a LaLiga. Aún cabe la opción del recurso ante otro ente superior, pero los argumentos que ha utilizado la Audiencia son lo suficientemente contundentes como para echar para atrás a la Federación. La justicia ha instado a que la RFEF "cese en su conducta" y habla de "competencia desleal".

La coordinación

Si bien es cierto que la RFEF seguirá con ese acuerdo de coordinación para determinar, por ejemplo, cuándo empieza y cuándo termina la temporada, este auto supone una merma de capacidades para el ente del fútbol español. Cuando Luis Rubiales buscaba tener más importancia, la justicia ha determinado que esa doble gestión que existe sobre determinadas cuestiones del balompié profesional tenga un coto más reducido.

La posibilidad de que ahora LaLiga ponga una demanda para reclamar las pérdidas que provocó que durante algunos momentos no se pudieran colocar partidos viernes o lunes sigue encima de la mesa. Cuando salió el auto de Sánchez Magro, la patronal hablaba de más de 100 millones de euros de pérdidas por no poder jugar en estas fechas. Si la Federación tiene que hacer frente a estas costas, sería la estocada final a la gestión de Rubiales.

Aunque la RFEF puede volver a recurrir esta sentencia ante un ente judicial superior, LaLiga se asegura esta jurisprudencia para seguir ganando independencia frente a la Federación. Los organismos independientes de las Federaciones siguen ganando importancia en una época en la que la UEFA está combatiendo frente a frente contra la Superliga. Es un ejemplo más de que los clubes se han cansado de estar siempre sometidos a las exigencias de los entes tradicionales.

La venta de derechos

Esta sentencia también supone que tanto los clubes como los operadores de televisión que quieren hacerse con los derechos de LaLiga estén tranquilos ya que saben cuándo podrá haber partidos. Las dudas que había sobre si se podrían colocar encuentros en estas fechas no permitían a la patronal negociar con las empresas que querían emitir los encuentros más dinero para sus contratos. Algo que afectaba directamente a las entidades.

Con la 2022/2023 entrará un nuevo trienio y, aunque se espera que la oferta no sea mejor a lo que ya existe debido a los efectos de la pandemia, LaLiga ya valora incluso crear una OTT propia para la emisión de los encuentros. En cualquier caso, la patronal espera mantener la senda del crecimiento en la subasta de los derechos aumentando los 2.118 millones de euros por temporada que ingresa por este concepto.

[Más información: LaLiga prevé pérdidas de 733 millones: "La mitad son del Barça"]